Cirqueros pueden irse o enviar animales a santuarios: asambleísta

Jesús Sesma, diputado del Partido Verde en la ALDF, aseguró que seguirán insistiendo en la prohibición de espectáculos con animales, en específico las corridas de toros.
La marcha de los empresarios y artistas de circo llega al zócalo capitalino.
Jesús Sesma, asambleísta del Partido Verde, informó que la Profepa ha visitado 63 circos y que se ha encontrado indicios de violencia hacia animales. (Tomada del Twitter @amuniveg)

Ciudad de México

Irse a otros estados donde no esté prohibido usar animales o enviar animales a santuarios son las opciones que tendrán los circos en el Distrito Federal, señaló el diputado local del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Jesús Sesma, respecto a la nueva ley que prohíbe el uso de animales en espectáculos circenses.

 “La iniciativa solo limita la prohibición al Distrito Federal, ellos podrían irse a otros estado donde no prohíben el uso de animales. En caso de que llegaran a quedarse y no supieran qué hacer con los animales, la Profepa tiene algunas cosas que se pueden hacer, estaríamos de la mano con ellos para poder acomodar a las especies en santuarios donde pueden tener una mejor calidad de vida, no regresarían a su habitad porque morirían”, aseguró en entrevista con Azucena Uresti para Milenio Televisión.

Sesma dijo que seguirán insistiendo en la prohibición de espectáculos para animales, sobre todo las corridas de toros.

“Hay una fuerza empresarial en cuestión de los toros pero vamos a insistir para prohibirlos. Ya hay una iniciativa pero está en la congeladora legislativa por lo mismo”, afirmó.

Añadió que existen 500 circos de los cuales solo 199 están registrados ante la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa).

“De esos 199, la Profepa visitó 63 circos y se encontró indicios de violencia hacia animales en 35 de ellos”.

Al referirse a los amparos que podrían solicitar los cirqueros, el diputado del PVEM agregó que es tiempo de que haya una evolución de la tradición circense.

“No veo que se pueda echar para atrás la ley.  Más allá del maltrato a los animales, su naturaleza no es estar en el circo. Que las familias circenses no le tengan miedo al cambio, esto no es un asunto político es una evolución como ser humano y por ello pusimos un artículo transitorio a la ley para que en un año puedan mudarse a una nueva modalidad de espectáculo”.