Proponen a la ALDF circos con animales certificados

El perredista Rubén Escamilla, y el verde ecologista Jesús Sesma, impulsor de la prohibición, se lanzaron acusaciones, y ambos tuvieron grupos de apoyo en el recinto legislativo.

Ciudad de México

Las leyes para la Celebración de Espectáculos Públicos y de Protección a los Animales, ambas del Distrito Federal, que prohíben presentación de animales en los circos en la capital, son insuficientes, indicó Rubén Escamilla, diputado local, quien solicitó ante el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal reformar y adicionar algunas disposiciones de ambos ordenamientos.

Con ello, se mantendrá la prohibición de usar animales en carpas circenses, siempre y cuando se carezca de los certificados de salud animal emitidos por las autoridades correspondientes.

La iniciativa fue turnada para su análisis y dictamen a las comisiones unidas de Administración Pública Local y de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático.

Durante la presentación de la propuesta, Jesús Sesma, promotor de las modificaciones que prohíben el uso de animales, y Escamilla, se lanzaron acusaciones y los grupos de apoyo que llevaron se enfrentaron en las escalinatas del recinto, sin que se presentaran problemas mayores.

El legislador Escamilla, secretario de la Comisión de Preservación de Medio Ambiente de la ALDF, propuso las modificaciones para que se mantenga la prohibición de utilizar animales en los espectáculos circenses aprobada el 9 de junio pasado y publicada el 15 de julio pasado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal.

Sin embargo, solo aplicaría cuando los propietarios no cuenten con los certificados de salud que respalden que la especie se encuentra en óptimas condiciones, tanto físicas como de comportamiento, para participar en eventos públicos.

En los casos en los que a simple vista sea notoria la condición de maltrato, sufrimiento o cualquier otra condición contraria a un adecuado tratamiento del animal, tampoco se dará el permiso y la autoridad correspondiente se verá obligada a intervenir inmediatamente para prohibir el espectáculo.

En la tribuna de la ALDF y con el apoyo del gremio circense en las escalinatas del palacio legislativo de Donceles y Allende, Escamilla aseguró que hay encuestas que revelan que 60 por ciento de la población en el Distrito Federal se inclina por mayor rigor en la regulación en materia de protección animal, frente a 37 por ciento que está por la prohibición.

"El verdadero impacto debe verse reflejado precisamente en el impulso de dichas medidas que conlleven sanciones oportunas y eficaces para quien haga uso de animales que afecten su condición de ser viviente, ello sin afectar una actividad económica ni privar del disfrute del espectáculo a los residentes de esta ciudad que acuden a los circos con el afán de ver a los animales, sin que por ello puedan ser calificados como ciudadanos bárbaros o retrógrados", dijo.

"Ambos ordenamientos son insuficientes porque no se contemplaron las corridas de toros y peleas de gallos, cuyos procedimientos deprimentes de preparación previa a su uso y durante los espectáculos públicos es de todos conocidos y, sin embargo, la Asamblea Legislativa no se ha pronunciado en los mismos términos de prohibición ni de minimización por lo menos de los severos actos de sufrimiento a los que, según sus detractores, son sometidos".

Mencionó que quienes se pronuncian en contra de las acciones u omisiones lesivas a los animales están en su derecho, por lo que ratificó su postura de que las prácticas obsoletas y denigrantes que se utilizan para el tratamiento de cualquier tipo de animal en el Distrito Federal deben desaparecer.

Sin embargo, sostuvo que la regulación de todos los casos en los que se utilizan animales para entretenimiento se realice en el contexto de una ciudad para todos, donde múltiples intereses convergen.

Agresiones afuera de la ALDF

Mientras en la ALDF se presentaba la petición para flexibilidad la ley que prohíbe la exhibición de animales en circos, afuera se desató una riña en la que se vieron involucrados trabajadores circenses.

Armando Cedeño, líder de la Unión de Empresarios y Artistas de Circos (UNEAC), acusó que alrededor de las 11:30 horas un grupo de unas 20 personas con playeras del PVEM, mejor conocidos como "Los Claudios de Cuajimalpa", comenzaron a agredirlos.

"Llegaron en cuatro microbuses y vinieron directamente a atacarnos, a golpear a las mujeres, a los niños. Tenemos videos donde llegaron a agredir con botellas, a una joven la lastimaron de la nariz, a otra en el ojo y después salió el diputado Jesús Sesma según él a calmar los ánimos", sostuvo.

A través de un comunicado, el Partido Verde rechazó de manera tajante las acusaciones "sin sustento" del líder circense y negó de manera contundente que la militancia ecologista haya iniciado la confrontación con los trabajadores de los circos.