Cierran 70 circos por restricción en uso de animales

Armando Cedeño, presidente de la Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circo, detalló que la clausura de las carpas ha dejado a cerca de 2 mil personas sin empleo.
Algunos animales que utilizaban circos podrán ser atendidos en zoológicos del Distrito Federal, dijo el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera.
El empresario dijo que con el cierre de las carpas cerca de 14 mil animales han quedado a la deriva. (Cuartoscuro-Archivo)

Ciudad de México

Cerca de 70 circos han cerrado su espectáculo pese a que la ley que prohíbe el uso de animales en las carpas entrará en vigor en julio, aseguró Armando Cedeño, presidente de la Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circo.

El empresario dijo que el cierre de las carpas ha provocado la pérdida de unos 2 mil empleos y queden a la deriva 14 mil animales.

De igual manera, Rubén Escamilla, diputado local y secretario de la Comisión de Medio Ambiente en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, indicó que la nula claridad en las reformas a la Ley de Espectáculos Públicos en el DF y a nivel nacional, no permiten tener claridad sobre qué ocurrirá con los animales de espectáculos de circo cuya aparición está prohibida.

Expuso presentará un punto de acuerdo para solicitar a la Secretaría de Medio Ambiente federal que detalle cómo se compensará a los dueños de estas especies salvajes y domésticas.

Además de cómo se hará cargo el gobierno de los animales que no puedan conservar los empresarios circenses.

"El resultado es que los animales salen de donde son supuestamente maltratados para ser trasladados a lugares de dudosas condiciones, lo que coloca en entredicho la actuación de los senadores y diputados federales que aprobaron sin conocer la auténtica realidad de los circos y los animales que exhiben en sus espectáculos", dijo Escamilla.

El integrante de la bancada del PRD en la ALDF añadió que las reformas legales que presentó el PVEM contravienen lo dispuesto por el artículo 14 Constitucional que expresamente establece que nadie puede ser privado de la libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos, sino mediante juicio.

"De las reformas aprobadas, claramente se desprende que la autoridad competente, Semarnat, carece de las condiciones adecuadas y óptimas para conservar a los animales en tanto otras instituciones deciden aceptarlos; esto es, la autoridad apenas va a averiguar dónde sí o dónde no podrán recibir a los animales, es decir, todo está sujeto a una posibilidad y para mayor agravio", añadió.