Error humano causó choque de trenes en Metro Oceanía

El Sistema de Transporte Colectivo emitió el dictamen de las causas del accidente. Concluyó que la señalización y la radiocomunicación en la Línea 5 el día del accidente funcionaban correctamente.

Ciudad de México

El choque de trenes en la estación Oceanía de la Línea 5 del Metro fue a causa de un error humano y no por un desplazamiento de trenes, informó hoy el comité que investigó el caso.

El Comité para la Investigación de Incidentes Relevantes realizó una indagación "exhaustiva", aseguró Gerardo Requis Bustos, director de Ingeniería y Desarrollo Tecnológico del Sistema de Transporte Colectivo Metro, al dar a conocer el dictamen sobre la causa del accidente.

Dijo que el conductor del tren que chocó no atendió la solicitud de cambio de piloto automático a manual que se le señaló desde la estación Terminal Aérea, lo que provocó el impacto a velocidad de 31.8 kilómetros por hora con el convoy que estaba estacionado en la estación Oceanía.

La señalización y la radiocomunicación en la Línea 5 el día del accidente "estaban en condiciones operativas favorables", aseguró Requis Bustos. Dijo que si las condiciones son desfavorables, no se operan los trenes.

"Es un doble error humano: del conductor del tren 05 y del regulador que es omiso en aplicar las medidas previas", dijo Joel Ortega, director del Metro, quien explicó que el controlador vía GPS que se encuentra en el puesto de mando no tuvo la pericia necesaria.

Ayer, en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, Fernando Rosales, conductor del tren que chocó, y Rodrigo Pascual, operador del tren impactado, dijeron que intentaron evitar el accidente pidiendo corte de corriente, pero que no recibieron respuesta del Puesto Central de Control del Metro.

Al dar a conocer el dictamen sobre las causas del choque de trenes en Oceanía, Requis Bustos explicó que cuando no llueve, los trenes deben ser operados con piloto automático, pero con lluvia deben ir en modo de conducción manual.

Cuando el tren va en piloto automático, el conductor debe sostener un "arillo de hombre muerto" para que el tren se desplace automáticamente. Si por cualquier razón el operador suelta este arillo, el tren se frena.

En condiciones de pista de rodamiento mojada se usa la conducción manual para que el conductor del tren avance con marcha de lluvia, es decir a menor velocidad.

Hasta el momento cuatro de las 12 personas lesionadas el pasado 4 de mayo continúan hospitalizadas, según el Comité para la Investigación de Incidentes Relevantes.

Requis Bustos dijo que el acta del dictamen, que incluyó la revisión de las cajas negras de los dos trenes involucrados en el choque en la estación Oceanía, estará disponible al público en la página del Metro.