Pensé que el tren se había descarrilado: testigo de accidente en L5

Ana María, Luis Alfredo y José fueron testigos del choque de convoyes en la estación Oceanía; explican cómo sucedió el accidente y de qué forma auxiliaron a los heridos.

Ciudad de México

Ana María Alvarado y Luis Alfredo Correa esperaban en la estación Oceanía la llegada del Metro en dirección a Politécnico. Llovía fuerte lo que provocó que el servicio fuera lento y que el andén se llenara. Ambos estaban ansiosos pero repentinamente un golpe los hace voltear hacia las vías: dos trenes acababan de chocar.

"El Metro se frenó tan fuerte que parecía como si los convoyes se pandearan. La gente que iba de pie se 'latigueó' y cayó al suelo, desaparecieron de nuestra vista", dijo Ana María en entrevista para MILENIO.

"Mucha gente se encontraba en el andén. Llegó el Metro y de forma inmediata todos nos percatamos que venía con mucha velocidad. Todo pasó muy rápido, sólo se escuchó un sonido brutal, incluso más fuerte que el ruido que provoca un choque de autos", mencionó.

José Sarayel Mercado viajaba en el tren que se impactó contra el convoy estacionado en Oceanía que, según su percepción, avanzaba rápidamente para la velocidad en la que circulan las unidades cuando llueve. Normalmente no utiliza la Línea 5, pero en esta ocasión decidió tomar ese camino para ir a casa. "Creo que fue una mala decisión".

"La verdad todo fue demasiado rápido. Lo primero que pensé fue que el tren se había descarrilado. Estaba nervioso y a la vez asustado, al igual que las demás personas. El vagón iba más o menos lleno. Algunos pasajeros estaban en el suelo, otros ensangrentados pero conscientes. Otros tenían crisis nerviosas. La verdad sufrí ese momento", comentó en entrevista para MILENIO.

La evacuación

Entre humo y gente visiblemente desesperada, la Policía Bancaria y personal del STC Metro desalojaron a las personas que se encontraban dentro de los trenes y en la estación.

"Poco después del choque se abrieron las puertas, algunas personas que estaban en el andén se acercaron para ayudar a sacar gente. Hubo mucho caos, estábamos muy asustados", aseguró Ana María.

Luis Alfredo Correa dijo que él no alcanzó subir al Metro que estaba por partir porque la gente que se dirigía hacia la línea B le impidió el paso. Eso le permitió ayudar a algunas personas.

"Llegaron elementos de la Policía Bancaria  a socorrer a la gente. Había tanto caos que era imposible no preocuparse por que otro accidente se generara a causa de la histeria colectiva. Tranquilicé a algunas señoras que tuvieron crisis nerviosa".

Aunque los elementos policiacos y las autoridades del STC Metro formaron una valla de seguridad para que nadie pudiera estar cerca de la zona donde ocurrió el accidente, José pudo grabar con su teléfono celular todo lo que sucedía en el andén. En el video se observa cómo los elementos de la Policía Bancaria desalojan los vagones y el andén.

"Reaccioné tarde y no capturé todo el trayecto, pero en ese momento saqué mi celular. Estaba nervioso e hice lo que pude. Ver los vagones colisionados me impresionó tanto que no sentí que me había lastimado el cuello. Cuando terminé de grabar, me di cuenta que a las demás personas les estaban quitando sus teléfonos para que no hicieran lo mismo que yo", aseguró.

Los paramédicos sacaron a los heridos de gravedad hasta que el andén quedó vacío. La gente que sufrió golpes y lesiones menores fue trasladada en patrullas.