La CdMx requiere más acelerógrafos, advierte experto

Aunque la capital cuenta con 80 aparatos, hay algunas zonas que siguen desprotegidas.

Ciudad de México

En materia de prevención sísmica la Ciudad de México es privilegiada. No obstante, a 32 años del sismo del 19 de septiembre de 1985 "convendría aumentar el número de acelerógrafos y no dejar desprovisto los lugares que ya los tienen, pues con un sismo mayor se perdería el conocimiento de éste".

Las zonas que de alguna forma están desprotegidas "serían la parte sureste del Valle de México o la zona norte, por Ciudad Nezahualcóyotl y la región del aeropuerto".

En entrevista con MILENIO, el director General del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A C, Juan Manuel Espinoza Aranda, señaló que hace 32 años se puso en evidencia en el Valle de México "que la norma de construcción usada en esa fecha era pobre".

Antes del sismo de 1985, solo había entre seis o siete acelerógrafos (aparatos que miden la aceleración del suelo durante un terremoto) y hoy existen 80 distribuidos por Ciudad de México, los cuales nos previenen a tiempo de algún movimiento telúrico.

"Es una red de registro de aceleraciones que lo patrocina el gobierno capitalino y ya tienen un impacto importante" en la vida de los capitalinos, destacó.

No obstante, el especialista refiere que algunos de los instrumentos de la red que miden los sismos en el Valle de México están saturados por la mancha urbana. Pone de ejemplo el municipio de Chalco, donde "hay pocos datos de origen por los defectos de esos lugares. Sería deseable que las redes fueran supervisadas por ingenieros".

Existen estados, como Chiapas y ciertas regiones de Oaxaca, donde "es penoso, ya que no hay instrumentos sísmicos y aunque se hacen estudios temporales para tener una idea de la calidad del terreno no hay trabajos fijos en esa región del país. Se deben poner esos instrumentos, pues son los que dejan ver la vulnerabilidad del suelo y cómo construir".

Aunque México no es Japón en materia de sismos o tsunamis, Espinoza dijo que en aquel país tienen 3 mil instrumentos de alertamiento sísmico, pero destacó que en Ciudad de México la alerta sísmica y sus altavoces son una contribución al mundo.