Niño 'buleador' se queda pero bajo observación: padres

Padres de alumnos de la primaria pública Laos, en la colonia Narvarte, recibirán un informe el 18 de mayo de autoridades de la SEP sobre el seguimiento del alumno que ha cometido abuso escolar.
La SEP asegura que no puede dar de baja al menor porque se le estaría privando del derecho a la educación.
La SEP asegura que no puede dar de baja al menor porque se le estaría privando del derecho a la educación. (Adriana Cobos)

Ciudad de México

En reunión con autoridades de Educación Especial de la SEP, de comisiones de Derechos Humanos y del DIF capitalino, padres de alumnos de la primaria pública Laos, en la colonia Narvarte, accedieron a que Dylan, alumno contra quien hay quejas por cometer bullying contra otros estudiantes, permanezca en ese plantel bajo observación y tratamiento psicológico hasta el 18 de mayo en que recibirán un informe con el seguimiento de su conducta.

Dylan permanecerá con su maestro sombra, que lo auxilia con sus problemas de convivencia, mientras que seguirá una maestra de apoyo a la titular del grupo, y la mamá del niño señalado se comprometió también a recibir tratamiento psicológico, explicó después de la reunión Reyna Díaz, madre de uno de los alumnos de esa escuela.

Los psicólogos también van a continuar el trabajo con los dos grupos de cuarto año.

"Nos dicen que les demos tiempo, porque ha sido poco tiempo el que han trabajado con él, que les demos la oportunidad de trabajar", dijo.

En entrevista, refirió que las autoridades de educación especial de la SEP leyeron un informe a los padres de familia, con los avances y las acciones que toman y cómo se va a seguir el trabajo con Dylan.

"Nosotros queremos que no se dé carpetazo al asunto y convocamos a las autoridades para tener un informe de los avances el 18 de mayo", comentó.

En el encuentro estuvieron también la directora de la primaria Laos, María de Lourdes García Zavala, y la inspectora Eréndira Martínez.

Reyna Díaz dijo que personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos fue enfático en que a Dylan no se le puede dar de baja de la escuela, a menos que sea a petición de su madre.

"Nosotros estamos escépticos, porque la verdad nos cuesta mucho trabajo creer que con esta estrategia se van a poder corregir los problemas que trae este niño, pero les estamos dando el beneficio de la duda a las autoridades para que den buenos resultados, que sus estrategias sean efectivas", expuso.

Desde agosto del año pasado, padres de niños del cuarto grado recibieron quejas de sus hijos sobre Dylan, un niño de nuevo ingreso que los molestaba, les rompía los útiles, les quitaba el lunch, los empujaba en las escaleras y los insultaba. Sin embargo, no le dieron importancia hasta que las agresiones se volvieron físicas y se extendieron a otros grupos y grados escolares.

La escuela primaria Laos estuvo cerrada durante 4 días, desde el pasado 11 de abril, como protesta de padres de familia contra el abuso escolar de ese alumno contra otros estudiantes, por lo que pedían la expulsión del buleador de 11 años de edad.

Los inconformes finalmente accedieron a que el plantel reabriera, con la condición de que Dylan fuera evaluado por un experto, se aplicaran las medidas correspondientes a su comportamiento o lo cambiaran de escuela.

Y desde entonces fijaron este lunes para recibir un diagnóstico sobre la conducta del menor señalado, por parte de las autoridades educativas, de derechos humanos, la directora del plantel y del guía sombra asignado a Dylan.