Resolverán el lunes caso de bullying en primaria de Narvarte

Luego de que reabrió el plantel se acordó que un guía vigilaría el comportamiento de Dylan para hacer un diagnóstico y determinar qué hacer para evitar que moleste más a los niños del colegio.
La SEP asegura que no puede dar de baja al menor porque se le estaría privando del derecho a la educación.
El 7 de abril la primaria Laos fue 'clausurada' por padres de familia que acusaban bullying a sus hijos por parte de Dylan, un niño de once años. (Adriana Cobos)

Ciudad de México

Los padres de familia de la primaria pública Laos, en la colonia Narvarte, esperan conocer el diagnóstico que el próximo lunes dará un guía del niño Dylan, que presuntamente molestaba al resto de sus compañeros, razón por la que la escuela estuvo cerrada 4 días.

"El 25 estaremos reunidos con la Secretaría de educación de la ciudad, Derechos Humanos, la directora del plantel y el guía/sombra que dará un diagnóstico del niño que esta semana estuvo con él y vio su comportamiento", dijo Reyna Díaz, madre de una alumna de quinto de primaria.

El lunes 11 de abril MILENIO dio a conocer que papás de la primaria Laos 'clausuraron' la escuela pidiendo a la directora del plantel y a autoridades de la Secretaría de Educación capitalina que Dylan, un niño de 11 años, fuera expulsado porque, según sus hijos, los agredía física y verbalmente.

Los padres narraron casos como que "se bajaba los pantalones enfrente de todos, Encerraba a los niños en los baños y decía 'es la hora de la violación', y a uno de sus compañeros lo obligó a comerse un sándwich con tierra".

Las familias de la escuela accedieron a que el plantel reabriera con la condición de que Dylan fuera evaluado por un experto, se aplicaran las medidas correspondientes a su comportamiento o de lo contrario lo cambiaran de escuela.

En entrevista, la presidenta de la asociación de padres de familia de la escuela, Amartina Hernández, explicó que el sombra/guía es quien ayuda a personas con problemas de convivencia a incluirse en la sociedad, por lo que "hará acuerdos entre Dylan y los otros niños y va a tener que poner atención en qué es lo que está detonando su conducta".

La mamá de Dylan estuvo de acuerdo en que un guía o sombra estuviera atento del comportamiento de su hijo. La escuela reabrió el 13 de abril y Dylan volvió a clases el lunes 18, desde ese día ha estado vigilado por el psicólogo que le asignaron.

"El niño ha intentado seguir molestando a sus compañeros, pero como está vigilado no ha podido hacerlo. A ver qué pasa ahora que el guía no esté a su lado. Si sigue molestándolos vamos a insistir en que se le dé el tratamiento que necesita, pero que se le dé de baja también", contó Reyna Díaz.