Casa del Hospital Infantil cobra hasta 10 pesos la noche

El lugar de la Secretaría de Salud alberga a los padres de niños internados para que no pasen la madrugada en la calle y les ofrece pan y café gratis.
Los familiares de los pequeños enfermos antes se instalaban en la banqueta de la calle Doctor Márquez.
Los familiares de los pequeños enfermos antes se instalaban en la banqueta de la calle Doctor Márquez. (René Soto)

México

La Casa del Hospital Infantil de México Federico Gómez alberga a padres de familia  provenientes no solo de distintos estados, sino también de zonas marginales del DF, como las que se encuentran en Iztapalapa, Magdalena Contreras o Milpa Alta, además de que solo pagarán una cuota de recuperación de entre cinco y 10 pesos por pasar la noche en un lugar seguro y cómodo.

El director del hospital, José Alberto García Aranda, relató en entrevista con MILENIO que la casa es para todo aquel que no tenga recursos económicos y necesite apoyo para mitigar el frío, la lluvia y la inseguridad que enfrentan los padres o familiares de niños internados en dicho instituto, ya que muchos pasan la madrugada esperando en la banqueta de la calle Doctor Márquez.

El costo será fijado por el departamento de Trabajo Social del hospital como “una cuota de recuperación, porque luego la gente no aprecia lo que es gratis. La cuota será de cero, hasta cinco o 10 pesos, eso para que la gente aprenda a querer colaborar con la casa”, dijo García.

Agregó que “ellos (los familiares de los niños) tendrán que hacer el aseo del lugar donde durmieron, tenemos lavadora y secadora, donde pueden limpiar sus sábanas  todos los días... También una lavadora para su ropa, porque no voy a poner personal para que les haga ese servicio. Todo está muy digno y ellos deben poner de su parte”.

La casa, explicó, es “un lugar para descansar, estar seguros, que no los vayan a asaltar ni nada de eso y además puedan asearse. Adicionalmente van a tener acceso a un cafecito con pan en las mañanas.

“Tenemos que dar un trato digno, que las personas que vengan se sientan bien tratados. Tenemos todo lo necesario en la casa gracias al apoyo de mucha gente”, abundó el médico.

De acuerdo con testimonios que los padres de familia han dado al área de Trabajo Social, mencionó García, en algunas ocasiones les han robado en la calle hasta los 10 pesos que tenían para un atole.

Las 15 habitaciones con 50 camas de la casa en la calle Federico Gómez no son necesariamente para  personas foráneas. García dijo que el albergue es para diversos casos que se han presentado en los 75 años del Hospital, como el de dar atención al hijo de una indigente.

“Una señora que hemos estado atendiendo desde hace tiempo tenía a su niño aquí, internado, y vivía en la calle. Cuando el pequeño se le enfermaba lo traía y ella regresaba al hueco del zaguán donde dormía. ¿A poco no le puedo dar un lugar ahí (en el albergue) para que mientras el niño está internado pueda dormir?”, comentó.

“O el señor que viene de Iztapalapa y se tarda dos horas en llegar con su niño y no tiene el dinero suficiente para regresar, o estar yendo y viniendo”, abundó García.

En el albergue hay cinco regaderas, cuatro baños, una cocina integral y un horno de microondas, que pueden utilizar los huéspedes.

Aunque el albergue fue inaugurado el pasado lunes, la casa opera desde el viernes 5 de septiembre y, por el momento, alberga a cinco personas provenientes de Toluca, en el Estado de México y a dos de Xalapa, Veracruz. Hasta el momento ha dado servicio a 15 personas.

La casa es custodiada por dos policías del Estado de México, quienes permanecen dentro de las instalaciones.

Alojamiento “pirata”

En las calles Doctor Jiménez y Doctor Durán, los dueños de las casas habilitaron los cuartos que se ofrecen en renta para los padres de familia e incluso para médicos y enfermeras con  precios que van desde los 100 a los 150 pesos por una noche.

El puesto de la señora Conchita, localizado en la calle Doctor Jiménez número 328, es un caso conocido, pues comerciantes del lugar la refieren como uno de los sitios para pasar una noche por 150 pesos, con el inconveniente de que no tenga lugar; de hecho, en ese domicilio la dueña ya construye un tercer nivel para ampliar la capacidad.

Aunque el hospedaje de la casa de la señora Conchita no ofrece comida, el huésped sí tiene derecho a lavar la ropa, aunque tiene que llevar su jabón.

Otras habitaciones solo con cama y baño son ofrecidas en 100 pesos por persona; sin embargo, el alquiler puede bajar de precio si se trata de rentas por varias semanas particularmente para médicos o enfermeras.

El Hotel Durán ofrece habitaciones por 120 pesos, mientras que los hoteles ubicados en la avenida Cuauhtémoc mantienen tarifas en promedio de 700 pesos por noche.

“Estamos solos”

Desde Rancho Viejo, un poblado en el municipio de Tlalnelhuayocan, Veracruz, llegó Francisco Vázquez, quien desde el sábado se aloja en el albergue en espera de que su hijo de cuatro meses mejore.

Francisco es una persona de escasos recursos y tuvo que ser calificado por el área de trabajo social para quedarse en la casa: “Aquí estamos solos, solos, solos, no tenemos a nadie”, contó al referir que en el Distrito Federal no tiene familiares o conocidos.

En entrevista comentó que su “peregrinar” lleva más de tres meses y que un médico de su pueblo le recomendó que se trasladara al Hospital Infantil del DF.

“Orita, precisamente, tengo tres meses que no trabajo porque ando de arriba pa bajo, los que me están ayudando son mi hermano y mi papá, que me mandan para comer aquí”, relató, tras mencionar que sus familiares y él se dedican a la construcción.

“Aquí estoy gastando unos 100 pesos por medio comer con mi esposa, hay que comprar leche, pañales y todo lo que se requiera, aquí no me han cobrado nada, ni por tener a mi hijo en el hospital. No me quejo de nada, estoy muy bien atendido, nos tratan bien. A mi esposa la dejan estar adentro viendo a mi hijo”, opinó.