Ante la injusticia y violencia, llama Aguiar a la reconciliación

En su primera misa como arzobispo primado de México, el cardenal señala que las agresiones “fomentan una vida de confrontación, discriminación y menosprecio a la dignidad humana”.

México

El cardenal Carlos Aguiar Retes, en su primera misa como arzobispo primado de México, en la Basílica de Guadalupe, afirmó que “nos abruman situaciones que violentan la justicia y la paz”, por lo que llamó a la reconciliación.

Después de asumir la segunda arquidiócesis más grande del mundo, puntualizó que “las agresiones denigran nuestra condición de hermanos y fomentan una vida de confrontación, discriminación y menosprecio a la dignidad humana, y conducen a la angustia, la tragedia y la muerte”.

Afrontar retos

En el santuario guadalupano convocó a “afrontar los retos de nuestro tiempo y reconstruir el estilo de vida de nuestra sociedad” y recordó el mensaje del papa, pronunciado en su visita a México en 2016: “Sean capaces de contribuir a la unidad de su pueblo, favorecer la reconciliación de sus diferencias y la integración de sus diversidades”.

Antes, en Catedral recibió la bula papal (nombramiento) de manos del nuncio Franco Coppola. Después aseguró que en México han crecido los problemas y conflictos sociales, por lo que está dispuesto a dialogar con instituciones públicas y privadas para defender los derechos humanos.

Por la conmemoración del Día de la Constitución, indicó que ésta “establece el marco legal indispensable para la conducta social”. En ese contexto, consideró necesario “crear un marco de libertad que permita desarrollar habilidades y las capacidades de los ciudadanos y así lograr una vida digna para todos en una población con fuertes contrastes sociales y económicos, que conserva sus tradiciones familiares y populares de religiosidad”.

Norberto le da la bienvenida

Norberto Rivera Carrera le dio la bienvenida y le aseguró que le entregaba una iglesia viva que “ha sido profética y valiente en defender a la familia, el derecho de los no nacidos y el matrimonio natural. Sobre todo se ha enfrentado a una mentalidad mundana que quiere imponerse como una dictadura del relativismo y la inmoralidad”.

Al recibir la arquidiócesis, Aguiar señaló: “Soy consciente de la gran responsabilidad de que lo que se haga repercute en el resto del país”. También dijo que respeta la libertad religiosa y que será fiel a las doctrinas del pontífice.

Al acto en Catedral acudieron como invitados de honor Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno; Margarita Zavala, aspirante independiente a la Presidencia, y el ex presidente Felipe Calderón.

A la Basílica de Guadalupe asistieron otros invitados especiales, entre los que destacaban Martí Batres, dirigente de Morena en la CdMx, además de los representantes del Consejo Interreligioso y el Consejo Ecuménico de México, y los cardenales Carlos Osoro Sierra, arzobispo de Madrid, y Blase Joseph Cupich, arzobispo Metropolitano de Chicago. En una comida en Plaza Mariana, Aguiar Retes se reunió en privado con Alfonso Navarrete Prida, secretario de Gobernación; Dionisio Meade, presidente de Fundación UNAM, y Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México.

Cardenales, con personalidades muy diferentes: Valdemar

Hugo Valdemar Romero, aún vocero de la Arquidiócesis de México, consideró que el cardenal Aguiar Retes tiene un perfil más discreto y de negociación. “El cardenal (Norberto) Rivera era mucho más firme en sus posiciones, sobre todo cuando se trataban aspectos de doctrina de la Iglesia y de moral. No transigía por ningún motivo, entonces son personalidades muy diferentes, pero creo que ambas con una gran riqueza que ayudarán a caminar a esta enorme Arquidiócesis”, dijo ayer en entrevista en Radio Fórmula con Ciro Gómez Leyva.

El vocero subrayó que los dos cardenales tienen “personalidades muy diferentes” y “en este caso hay diferencias muy marcadas: el cardenal Aguiar tiene un perfil más discreto, más digamos de arreglar las cosas con negociación, en el diálogo, como él lo ha planteado”.

Al preguntarle sobre su permanencia como director de comunicación social de la arquidiócesis, comentó: “Francamente no me gustaría seguir siendo vocero ni director del semanario Desde la Fe. Ya son muchos años y preferiría dedicarme al trabajo espiritual, pero estoy en disposición de lo que el cardenal me indique”.