Migrantes rezan en la Basílica por cambios en la política

El padre Alejandro Solalinde, aseguró que la petición de los indocumentados al gobierno federal es que dejen de criminalizar a las personas que buscan llegar a Estados Unidos.
El padre Alejandro Solalinde acompaña a los migrantes durante la misa en la Basílica de Guadalupe.
El padre Alejandro Solalinde acompaña a los migrantes durante la misa en la Basílica de Guadalupe. (Pedro Domínguez)

Ciudad de México

La Caravana de migrantes, que encabeza el padre Alejandro Solalinde, llegó a la Basílica de Guadalupe para hacer oración con el fin de que se concreten "cambios profundos en la política migratoria" de México.

Antes de ingresar a la Basílica, el sacerdote aseguró que la petición al gobierno federal es que se deje de criminalizar a los centroamericanos que cruzan el país en busca de llegar a la frontera norte, principalmente con el operativo llamado Frontera Sur.

"¿Cómo hay tantas víctimas de delito?, ¿cómo es que México ha deportado el mayor número de migrantes en su historia?. ¿Por qué? se hace. El operativo del jueves fue la culminación de un acoso", afirmó.

Aseguró que hasta el momento no existe diálogo con la Secretaría de Gobernación, pero están en la disposición de que exista. Sin embargo, remarcó que no quieren un monólogo, ni una reunión sólo para la foto.

"La misión es cambiar de fondo, no nos vamos a conformar con curitas, los migrantes nos dijeron vamos a seguirle", explicó.

La Caravana de migrantes ya no caminará hacia el centro de la Ciudad. Ahora únicamente irán a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a presentar 137 quejas en contra el Instituto Nacional de Migración y la Policía Federal.

Al grito de ¡Los migrantes, no somos criminales! el contingente caminó por la Calzada de Guadalupe hasta el recinto.

Los centroamericanos contaron los abusos de los que supuestamente fueron víctimas de la policía durante su recorrido.