Ya caducaron 60% de las unidades habitacionales

En CTM Culhuacán, El Rosario, La Merced y Peralvillo, los inmuebles más afectados.
En muchas viviendas las cuarteaduras en los muros son notorias.
En muchas viviendas las cuarteaduras en los muros son notorias. (Juan Carlos Bautista)

En el Distrito Federal seis de cada 10 unidades habitacionales ya rebasaron su periodo de vida útil y dos de cada diez tienen severo deterioro debido a la falta de mantenimiento.

De acuerdo con la Procuraduría Social local (Prosoc), en la Ciudad de México existen 7 mil 234 conjuntos habitacionales, donde habita una cuarta parte de los capitalinos, es decir, poco más de 3 millones y medio de personas; de esa cifra, cerca de un millón viven en condominios deteriorados y en condiciones de riesgo, advierte la dependencia.

"Poco más de 20 por ciento de los conjuntos que existen en el DF necesitan prácticamente volverse a construir de cero. Esto es grave porque son muchas familias y está en riesgo su vida", alertó Oswaldo Ruiz Sarabia, subprocurador de Promoción de los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales de la Procuraduría Social del Distrito Federal.

De acuerdo con el funcionario, una de las unidades habitacionales con mayores daños estructurales y de mantenimiento es la CTM Culhuacán, en Coyoacán, así como otros antiguos condominios como El Rosario, en Azcapotzalco; La Merced y Peralvillo, en la delegación Cuauhtémoc, y varios conjuntos de Iztacalco e Iztapalapa, aunque hay otros con una gran afectación, distribuidos por todo el Distrito Federal, dijo en entrevista con MILENIO.

"Muchos de esos condominios no fueron diseñados para albergar a tantas personas, para contener muchas veces a grupos de familias entre 12 y 15 integrantes; aparte, los animales de compañía, la invasión de las plantas bajas con construcciones que no estaban programadas, evidentemente afectan la distribución de las cargas estructurales de todo el conjunto habitacional", acotó Ruiz Sarabia.

El diagnóstico para la ejecución del Programa de Reordenamiento y Rescate de Unidades Habitacionales, elaborado por la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), indica que los principales problemas detectados en los conjuntos habitacionales del DF son la apropiación y falta de mantenimiento en zonas comunes, áreas verdes y problemas con el pago de cuotas, lo que repercute en su deterioro y posterior abandono, afectando la plusvalía y la de la zona urbana.

El estudio de la Sedatu reconoce que las administraciones en los conjuntos habitacionales son el eje central para el mantenimiento y ejecución de acciones encaminadas a solventar los problemas de deterioro, pero la falta de pago de los condóminos se origina por los bajos ingresos que perciben los vecinos, el hecho de que algunos no son dueños o que hay viviendas deshabitadas.

"La falta de acciones y del cumplimiento de los administradores han sido factores por los cuales el deterioro ha crecido. La morosidad en el pago del mantenimiento de la unidad es un factor importante, esto se puede explicar por la poca información sobre las obligaciones que tienen los condóminos y porque hay nuevos residentes que solo arrendan la vivienda y no se comprometen a mantenerla en buenas condiciones".

De acuerdo con la Prosoc, de las 7 mil 169 quejas condominales recibidas entre 2013 y 2014, la mitad corresponde a la morosidad. Además, siete de cada diez unidades habitacionales no pagan el mantenimiento de las áreas verdes comunes.

AL RESCATE

Para revertir la decadencia en la infraestructura de los condominios del DF, el Programa de Reordenamiento y Rescate de Unidades Habitacionales previsto en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 busca transitar hacia un modelo de desarrollo urbano sustentable que procure vivienda digna para los mexicanos.

En ese contexto, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) inició en noviembre pasado el programa Mejorando la Unidad, por medio del cual se rehabilitarán 254 condominios en los próximos cuatro años, con una inversión de 2 mil 450 millones de pesos.

De los 7 mil 234 condominios que hay en el DF, 787 unidades pertenecen al Infonavit, pero solo los 254 edificios más dañados serán rehabilitados.

Así lo anunció el pasado 23 de noviembre el director del organismo, Alejandro Murat, al arrancar la rehabilitación de los diez primeros conjuntos, en la Unidad Habitacional El Hueso-Vergel, en Coyoacán, que cuenta con 240 viviendas y 668 habitantes, donde se invertirán entre 10 y 12 millones de pesos para los trabajos de mejoramiento.

"Coyoacán es la tercera delegación con más unidades en el DF, atrás de Iztapalapa y Azcapotzalco.

El proyecto Mejorando la Unidad consiste en convertir los problemas en soluciones para la vida de cada una de las personas. Hay 254 edificios, los más viejos, los que superan los 22 años de vida, y se trata de atender esas necesidades", apuntó.

El programa incluye impermeabilización y pintado de cada edificio, el mejoramiento de la accesibilidad para personas con discapacidad, wifi gratuito en áreas comunes, instalación de una pequeña planta potabilizadora de agua y de juegos infantiles, bancas y botes de basura.

Según el director del Infonavit, para la rehabilitación se contrató a "los cuatro despachos de arquitectos más connotados del país, que solo con sus firmas generarán plusvalía a las viviendas".

Para la Prosoc, sin una cultura condominal ni la organización vecinal no será posible revertir el deterioro de las unidades habitacionales por más recursos que se inviertan.