Ofrece GDF atención inmediata a casos de bullying

En la línea Locatel y en cualquier instancia de la administración pública capitalina se atenderán de inmediato los casos denunciados, ofreció el consejero jurídico, José Ramón Amieva.
La resolución determina que se debe escuchar a la afectada y, si es su deseo, cambiarla de grupo.
El gobierno capitalino ofreció antender de inmediato las denuncias de bullying. (Mónica González/Archivo)

Ciudad de México

El consejero jurídico y de Servicios Legales del gobierno capitalino, José Ramón Amieva, informó que a través del servicio Locatel se podrán canalizar quejas sobre acoso escolar o bullying, así como en cualquier instancia de la administración pública capitalina para prestar una atención inmediata.

El funcionario del Gobierno del Distrito Federal destacó que la atención a ese problema se enfocará, primero, a la prevención, es decir, a fomentar la no violencia y la plena convivencia entre alumnos, padres y en el entorno social, como “la principal apuesta” para combatir la violencia escolar y no criminalizar a los menores, que son los primeros que requieren de apoyo.

Al explicar el contenido del acuerdo integral para prevenir y erradicar la violencia, acoso, maltrato y discriminación en la población escolar de la Ciudad de México, publicado hoy en la Gaceta Oficial del DF, Amieva explicó a MILENIO Televisión que en Locatel, por ejemplo, en el 5658-1111, “ya hay personas perfectamente capacitadas y preparadas para atender y canalizar a la instancia que corresponda”.

Dijo que dicho acuerdo establece lo que cada instancia o secretaría tiene que llevar a cabo en el tema, y ofrecer resultados en seis meses.

Citó el caso de la Secretaría de Desarrollo Social capitalina, que se encargará de hacer campañas de información contra el bullying; la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal trabajará en prevención del delito en la materia, y la Secretaría de Salud aportará un acompañamiento médico y psicológico.

El Instituto de la Juventud promoverá el programa libre de violencia y así, cada dependencia, tendrá una tarea específica.

Lo más importante, dijo, es que la administración pública diseñará un esquema de evaluación para conocer el impacto real de estos esfuerzos.

En los casos en que el acoso escolar o bullying se concrete, “las medidas disciplinarias ya existen”, explicó, porque los daños generados por la violencia escolar ya son sancionados y están previstos en la normatividad respectiva.