Iztapalapa rompe récord con boda colectiva

La actriz Roxana Castellanos fue madrina de las 806 parejas heterosexuales y homosexuales, que decidieron unirse en matrimonio.

Ciudad de México

Iztapalapa realizó la boda colectiva más numerosa en el DF luego de que 806 parejas decidieron casarse. El pasado 14 de febrero la Venustiano Carranza sumó 712.

El jefe delegacional, Jesús Valencia, encabezó el acto durante el cual mencionó que es la boda más grande en la historia del país.

El titular de la demarcación entregó las actas a los recién casados, entre los que hubo 10 parejas homosexuales (cinco de mujeres y cinco de hombres) y 796 heterosexuales, entre ellas dos de discapacitados; la más longeva de esta edición, de 82 y 80 años, y la más joven, de 16 y 17, los cuales contaron con el permiso de sus padres.

En el acto, realizado en la explanada del Jardín Cuitláhuac de la delegación, también estuvieron presentes el titular del Registro Civil del Distrito Federal, Héctor Maldonado; el director general Jurídico y de Gobierno, Daniel Cuapio, así como la juez 48 del Registro Civil, Yolanda Cruz León, además de la actriz Roxana Castellanos, quien fue la madrina de honor.

Durante su discurso, Valencia felicitó a las parejas, a las que les dijo que desde 2010, gracias a la Ley de Sociedad en Convivencia en el DF, se reconoce la unión marital entre personas del mismo sexo, con lo que se otorga el derecho a decidir con quién unir su vida.

En tanto, Héctor Maldonado destacó que gracias a las gestiones del delegado de Iztapalapa, el Gobierno del Distrito Federal condonó a los casados los derechos por el concepto de pago de matrimonio, que es de mil 200 pesos.

Juan y Ana Karen, con una diferencia de edad de 38 años, contribuyeron hoy con su enlace civil a que Iztapalapa lograra el récord por organizar la boda colectiva más grande en México.

Ellos fueron una de las 806 parejas que contrajeron matrimonio en el Jardín Cuitláhuac.

"Nos conocimos en la estación del metro San Cosme, como usuarios los dos de la red", relató Ana Karen, quien durante dos años vivió en la calle, orillada por conflictos familiares, y es invidente.

Héctor Maldonado informó que como Ana Karen y Juan alrededor de ocho mil personas se han unido legalmente durante este año en la capital con apoyo del programa Matrimonios Colectivos en las 16 delegaciones políticas.

El funcionario resaltó que con esta estrategia, los contrayentes de cualquier preferencia sexual se ahorran lo que cuesta una boda en el Registro Civil.

"Es un honor atestiguar este acto colectivo de amor y al mismo tiempo presenciar el compromiso de más de 800 parejas de todas las formas y colores", dijo el jefe delegacional en Iztapalapa, Jesús Valencia.

Valencia Guzmán, quien regaló a las parejas un par de viajes de luna de miel todo pagado a Cancún y Acapulco, recordó que desde 2010 en la capital se reconoce la unión marital entre personas del mismo sexo con pleno amparo de la ley.

Ahí estaban como beneficiarios y en el ejercicio de ese derecho que fija la Ley de Sociedades de Convivencia, Leonardo Medina, de 45 años de edad, y Eleazar Covarrubias, de 31 años, luego de seis años de relación.

Los nuevos matrimonios disfrutaron un desayuno, una rebanada del monumental pastel diseñado para la ocasión, el tradicional brindis e incluso algún electrodoméstico, entre los premios que se rifaron.

La ceremonia fue amenizada por batucada, mariachis y el grupo musical Rayito Colombiano.

PACTO CIVIL DE SOLIDARIDAD

Luego de 11 años de estar juntas y después de disolver el Pacto Civil de Solidaridad que firmaron en 2009, finalmente Sara Idalia Martínez González, de 48 años, y Alicia Campa Black, de 53, acudieron al Registro Civil en Saltillo, Coahuila, para convertirse en la primer pareja de mujeres que se une bajo el Matrimonio Igualitario y la segunda en adquirir este documento en el estado.

Campa Black señaló que al adquirir el acta de matrimonio tendrán los mismos derechos y garantías que una pareja heterosexual, ya que anteriormente se le negó el servicio médico a su pareja por no representar un familiar directo.

“En este año firmamos la anulación de ese pacto para poder contraer matrimonio y poder hacer valer nuestros derechos, para recibir los beneficios que incluyen los mismos derechos de una pareja heterosexual; lo que no quisieron fue darle a Sara Idalia servicio médico en la empresa donde trabajo”, expresó.

En la misma oficialía donde hace cinco años acudió la pareja para firmar el Pacto Civil de Solidaridad, celebrado por la juez María Concepción de la Rosa, nuevamente se encargó de los trámites, pero ahora bajo el Matrimonio Igualitario.

Alicia envió un mensaje a todas las parejas que llevan años viviendo juntas, para que adquieran este documento legal que garantice la seguridad social y sobre todo les permita realizar trámites que anteriormente no se hacían por no contar con una seguridad jurídica.