Padres de los 43 inician ayuno en el Zócalo

Familiares, compañeros de los normalistas y organizaciones sociales realizan un ayuno de 43 horas; en un mitin dijeron que pedirán al presidente Peña Nieto que se abran nuevas líneas de investigación.

Ciudad de México

Los padres de familia de los normalistas de Ayotzinapa comenzaron su ayuno de 43 horas en el Zócalo de la Ciudad de México, tres días antes de que se cumpla el primer año de la desaparición de los estudiantes en Iguala, Guerrero.

Frente a la Catedral Metropolitana fueron instaladas varias carpas en las que los familiares y diversas organizaciones sociales realizarán el ayuno hasta el viernes, un día antes de la manifestación que partirá de Los Pinos a mediodía.

Los padres los normalistas se sentaron frente a un cartel que tiene impresos los rostros de los 43 estudiantes. En la zona hay camiones con planta de luz y con agua potable, así como servicios médicos en caso de ser necesarios.

En un mitin Felipe de la Cruz, vocero de los padres de familia, adelantó que este jueves solicitarán al presidente Enrique Peña Nieto que se reestructuren las investigaciones del caso.

Vidulfo Rosales, abogado del movimiento, abundó que en particular se solicitará que no se criminalice a la normal Raúl Isidro Burgos, luego de que se habrían girado órdenes de aprehensión tras la irrupción en la Fiscalía General de Justicia en Chilpancingo.

"La agenda de los padres de la familia se centra básicamente en el tema de la justicia, de las investigaciones basado en el informe de los expertos independiente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pero hay un punto en específico que vamos a plantear y que se refiere al respeto y no a la criminalización de la escuela normal", enfatizó.

Posteriormente, Rosales aseguró que hay una "persecución histórica" y un "hostigamiento sistemático" contra las normales, por lo que aseveró que no se trata de pedir que se retiren están órdenes de aprehensión sino que evitar que los normalistas sean estigmatizados.

"Hoy por hoy toda la sociedad piensa que los estudiantes son delincuentes", consideró.