Tiran autoridades más de 250 árboles en Masaryk: vecinos

El coordinador del Comité Ciudadano en Chapultepec Polanco, Eduardo Farah, dijo que las autoridades “quieren dejar a Masaryk sin árboles; para ellos la belleza es el concreto y el plástico”.

Ciudad de México

Vecinos de comités ciudadanos de la zona de Polanco protestaron por la tala indiscriminada de árboles en la avenida Presidente Masaryk, la cual se encuentra en rehabilitación.

Denunciaron que autoridades capitalinas informaron que tirarían 181 árboles, pero la cifra real ha sido de 250 a 400, por el número de tocones registrados por los propios habitantes del área, afirmó el coordinador del Comité Ciudadano en la colonia Chapultepec Polanco, Eduardo Farah.

En la calle Arquímedes, representantes de seis de los 10 comités ciudadanos en Polanco desplegaron mantas con leyendas para oponerse a esa medida.

Y todavía van a tirar 42 pirules, porque a todos les cortaron las raíces y van a caer, dijo Farah.

El pasado 11 de junio, los titulares de la Secretaría del Medio Ambiente y de la Autoridad del Espacio Público hicieron un recorrido sobre los 3.2 kilómetros de Masaryk, donde detectaron varios árboles muertos, algunos mal estructurados y otros afectados por infraestructura urbana.

Las autoridades capitalinas, sin precisar números, informaron entonces que algunos árboles tendrían que ser podados para rescatarlos, y otros, derribados, porque presentaban avanzada invasión bacterial.

Tras la protesta vecinal de hoy, Farah consideró grave el problema, al recordar que cuando se diseñó Polanco, como ocurrió con La Condesa, se determinó contar con banquetas amigables al peatón, con calles arboladas.

“Ahora quieren dejar a Masaryk sin árboles. Para ellos la belleza es el concreto y el plástico, quieren hacer como en Las Vegas”, dijo el representante vecinal.

Farah refirió que no dejaron jardineras, los árboles quedaron rodeados de concreto, para que mueran y luego quitarlos, y una vez que esto ocurra, van a poner concreto, granito, quitar todos los árboles y dejar macetas de poliuretano, con árboles pequeños, “los parques de bolsillo, unas jardineras con plantas de plástico”.

Refirió que técnicos de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del DF han dicho que los 42 pirules ya citados, que son árboles grandes, quedaron inestables porque les cortaron raíces, que no son profundas, sino laterales, al haber hecho agujeros como parte de las obras.

Los vecinos, dijo Farah, de ninguna manera aceptamos esta situación y vamos a convocar a referéndum, para que la gente decida si quiere que se respete su pasado, la forma en que fue concebida esa urbanidad, o prefiere lo que las autoridades capitalinas pretenden imponer.

Y lamentó que todo esto se encamina a lo que ocurre en otros sitios; ahora se construye torre tras torre en Paseo de la Reforma, donde el negocio es la especulación inmobiliaria a través de la bolsa.