Propuesta de 'mínimo' del GDF, solo el inicio: Canacope

Esa cámara y la Canacintra rechazan que el gobierno capitalino de manera unilateral incremente el salario mínimo, por los efectos económicos negativos que generaría.
Gerardo López Becerra, presidente de la Canacope, hizo planteamientos específicos al gobierno capitalino sobre la propuesta de elevar el salario mínimo.
Gerardo López Becerra, presidente de la Canacope, hizo planteamientos específicos al gobierno capitalino sobre la propuesta de elevar el salario mínimo. (Cuartoscuro-Archivo)

Ciudad de México

La Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México espera la propuesta formal de incremento al salario mínimo del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, y a partir de ahí participar, enriquecerla, comentarla y hasta darle cauce a inconformidades.

El presidente de la Canacope, Gerardo López Becerra, advirtió que la aplicación unilateral de un aumento al salario mínimo por parte del gobierno capitalino, podría tener un “efecto dominó” que presione al alza los salarios contractuales, lo cual a su vez pondría en riesgo las finanzas de empresas, en un contexto de desaceleración económica el año pasado y de una economía frágil en el presente.

Dijo que otra inquietud de dueños y encargados de negocios de la Ciudad de México es cómo actuará el gobierno capitalino en este sentido como empleador, es decir, cómo hará efectivo un aumento al salario mínimo de 13, 14 por ciento, porque se prevé lo propondrá en unos 81 pesos, para más de 14 mil empleados que tiene con la percepción económica mínima de 68 pesos diarios.

La duda es si ese incremento lo absorberá vía presupuesto recibido de la Federación, lo cual “no sería lo deseable” o con un mejor ejercicio o mediante ahorros.

López Becerra planteó como un tercer elemento a considerar el sector turístico, donde un importante número de empresas contrata a su personal con salario mínimo, pero con la posibilidad de aumentar sus ingresos por comisiones o propinas, como en restaurantes, estacionamientos y bares, o en negocios de venta de ropa, de zapatos.

Consideró que por ello es importante conocer si el gobierno capitalino “ha medido el efecto que tendría para este tipo de negocios”.

El presidente de la Conacope destacó el propósito del GDF de desvincular el salario mínimo de multas y pagos de servicios, entre otros, pero insistió en la posición en la que se ha coincidido en el sector privado para que cualquier incremento al salario mínimo se fundamente en la productividad y  “no en la intención política y los decretos”.

Ya es tema de agenda nacional: Canacintra

“Nos inquieta que pudiéramos regresar al pasado, donde de manera unilateral se quisiera incrementar esta base en un porcentaje considerable,  (de 68) a 82 pesos, porque pudiera generar complicaciones”, sobre todo con pagos referenciados al salario mínimo, dijo el vicepresidente nacional de Enlace Legislativo de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, Raúl Rodríguez.

El primer paso que se debe dar, y en lo cual hay consenso con el gobierno capitalino, destacó el representante de la Canacintra, es desincorporar el concepto, la referencia del salario mínimo en cerca de 300 ordenamientos legales, 150 de ellos con impacto directo.

No hacerlo, advirtió Rodríguez, podría generar desempleo, una espiral inflacionaria e incertidumbre jurídica, por la afectación, por ejemplo, en los créditos del Infonavit, que automáticamente generarían incrementos exponenciales a quienes están pagándolos, entre otros.

En entrevista con MILENIO, dijo que hay consenso en el sector privado para que un mejor salario mínimo tenga como primer paso el tema de la productividad para ayudar a paliar ese incremento, además de buscar eficiencias y que los empleadores tengan estímulos fiscales para hacerle frente.

Raúl Rodríguez refirió un planteamiento ya hecho por parte de la Canacintra al gobierno capitalino para derogar el impuesto a la nómina, gravamen que “nos parece absurdo”, porque es contra la creación de empleos, en lugar de generar incentivos para crear más empleos y mejor remunerados.

Planteó que el tema de incrementar el salario mínimo está ya en la mesa, en la agenda nacional, y “ahora hay que generar propuestas, alternativas, discutirlas y encaminarlas”.

Dijo que la propuesta del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, será bienvenida, loable, válida, pero el mecanismo para implementarla no es a través de un gobierno local, sino que debe ser la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, el propio Ejecutivo federal, a través de los órganos correspondientes.

Rodríguez dijo que este jueves, Mancera “presentará un estudio muy claro”, en el que cambiará el nombre de referencia para el salario mínimo y buscará su desvinculación inmediata, aunque consideró que esto no es fácil, ya que se tiene que hacer una cantidad enorme de iniciativas de ley, lo cual llevará tiempo.

Aseguró que la Canacintra está en la mejor disposición de sentarse a la mesa a discutir los temas y encontrar las mejores propuestas, y que no sean medidas que compliquen el escenario macroeconómico del país.

“Lo importante es ponernos de acuerdo”, destacó.

Consideró de suma importancia que el incremento al salario mínimo no sea un tema de política electoral o que pueda politizarse, “porque todo cuando se politiza se distorsiona y se confronta, es un tema de orden económico y social, particularmente. Ojalá se den los consensos o al menos las alternativas de solución antes del próximo año, que es un año político electoral”.