Aumenta el predial... por fotos aéreas

La actualización de la base de datos de catastro utiliza fotografías satelitales, ha cambiado el número de metros cuadrados, el uso de suelo e, incluso, asigna fotos de una casa a otra.

Ciudad de México

Los capitalinos han comenzado a quejarse por el aumento injustificado en el impuesto predial que llegó a principios de enero, aumento que en algunos casos, llegó a ser de hasta el dos mil por ciento.

Para Beatriz Cruz la boleta predial llegó no sólo con un aumento de mil pesos a la cantidad que acostumbraba, un aumento del 50 por ciento, sino que también trajo consigo las fotografías de su "predio", que no correspondían a su propiedad en el Pedregal de Santa Úrsula.

"La fotografías aéreas no son de aquí, en la foto que me trajeron se ve un arbolote, yo no tengo árboles. Solo la foto de la fachada estaba bien", dice. Así comenzó un proceso que tomó más de seis meses, hasta que por fin la Secretaría de Finanzas capitalina aceptó corregir sus datos, no sólo el número de metros de construcción, también el tipo de inmueble.

María Luisa Meza se enfrentó a un problema similar, de pagar en promedio 320 pesos por su casa en la colonia Moctezuma, le llegó un cobro por más de cuatro mil. "Fue porque en la azotea puse tres láminas de esas transparentes, para que no se me mojara la ropa; me querían cobrar eso como si hubiera construido otro piso a mi casa", dice.

De acuerdo con la diputada panista Priscila Vera, integrante de la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, existen dos fenómenos por los que hay cobros indebidos de este impuesto: errores en los datos del inmueble y un aumento mayor al aprobado por la Asamblea.

La legisladora informó que desde el año pasado se han dado estos incrementos, por lo que su fracción parlamentaria lanzó la campaña informativa "Di no al predialazo", que asesora  ciudadanos.

El Programa de Actualización Catastral actualiza las bases de datos, para lo que se toman fotografías aéreas que han modificado los registros de algunos inmuebles, asignando clases, usos de suelo y metros cuadrados de construcción que en ciertos casos no corresponden con la realidad de los predios.

"Imagínate que tienes una fiesta y pones una lona en tu patio, y justo en ese momento el satélite te toma la fotografía. Pues esa lona se contabiliza como construcción, y no lo es", dice la diputada. 

"El problema no es la subtesorería del Catastro, ellos sí suben a sistema los datos, es más, si uno lleva su avalúo con ellos para determinar el valor real del inmueble, Catastro sí entrega la liquidación. El problema es con la Tesorería, ellos no actualizan la base de datos, lo mandan mal y además, no le prestan atención; hay una contradicción entre la Dirección del Catastro y los que hacen el Promoca", dice Francisco Romo, otro de los afectados e integrante del comité vecinal de la colonia Campestre Churubusco.

"Conmigo han llegado varios vecinos a decirme lo mismo, son miles los afectados en toda la ciudad. Una señora me dijo: 'el día que tomaron la foto, se me ocurrió tender mis sábanas en dos mecates. Eso me lo cobraron como superficie construida'. A un señor con una tienda, le cobraron 15 metros cuadrados más de construcción por la lona que tiene afuera, un toldo retráctil que quita cada que cierra su negocio".

Romo se pregunta por qué nunca hay errores a favor de los contribuyentes, Meza asegura que si las láminas cuentan como construcción, prefiere quitarlas y Cruz no comprende cómo pudieron confundir las fotos de otra casa y asignarlas a la suya sin que nadie se diera cuenta.

Todos tuvieron que inconformarse con el cobro y esperar varios meses antes para que se resolvieran las peticiones, ya que primero tuvieron que esperar a que un perito de la Secretaría asistiera a su domicilio para corroborar que los datos que presentaban fueran ciertos.

"Hemos metido diferentes solicitudes ante la Secretaría de Finanzas para corregir los datos erróneos, y sí se han corregido en favor del particular. Cuando se ha registrado un cambio de clase, que son los acabados del inmueble, y eso aumenta el valor. También hay cambios de uso de tipo de suelo comercial a habitacional, y viceversa", dice la diputada Vera.

Beatriz Cruz no tuvo tanta suerte como Maria Luisa Meza, ella también tiene un techo de lámina transparente en la azotea que le fue cobrado como construcción. "Los que vinieron de la Secretaría me dijeron que eso se cuenta como loza y levantaron las medidas. Yo quiero que me cobren lo que es, así que les dije que si eso contaba como loza pues lo cobrarán. Eso sí, fueron muy amables".

El segundo problema detectado por la diputada Vera es que hay boletas que llegan con un incremento mayor al cuatro por ciento aprobado por la Asamblea, ese aumento responde al ajuste inflacionario de este año. "Tenemos contacto permanente con la ciudadanía, porque hemos visto incrementos de hasta el 30 por ciento en colonias populares de Iztapalapa, Gustavo A. Madero o Xochimilco, no es un fenómeno solo de "ricos" como algunos creen".

La diputada dijo que en promedio, todo el trámite dura unos ocho meses, aunque hay casos que se resuelven en seis, pero otros llevan más de 14 meses en trámite y todavía no tienen respuesta de las autoridades capitalinas.

MILENIO solicitó a la Secretaría de Finanzas información al respecto, sin embargo, no hubo respuesta de su parte.