Los 13 años del secuestro del Che Guevara

Pocos se acuerdan que el Auditorio Che Guevara, el más grande de Ciudad Universitaria, se llama Justo Sierra. Desde 2000 es tierra prohibida para estudiantes; está tomado por grupos radicales.
El auditorio Justo Sierra, su nombre oficial, fue inaugurado el 22 de septiembre de 1962 por el rector Ignacio Chávez.
El auditorio Justo Sierra, su nombre oficial, fue inaugurado el 22 de septiembre de 1962 por el rector Ignacio Chávez. (Tomada de Filos.unam.mx)

Ciudad de México

El auditorio Justo Sierra, el más grande de toda la Ciudad Universitaria, lleva 13 años y seis meses tomado, desde septiembre de 2000, cuando el Consejo General de Huelga salió del auditorio para permitir el ingreso de colectivos.

Durante la huelga de 1999, el espacio fue utilizado para realizar asambleas en él; sin embargo, desde el 2000, maestros y alumnos de la facultad se han visto privados de uno de los auditorios más representativos de la Universidad, ya que los colectivos que allí se encuentran tienen el control sobre el lugar.

A la salida del CGH, colectivos como la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, el Comité de Derechos Humanos Cerezo, el Comité de Familias de Detenidos Desaparecidos "Hasta encontrarlos” e, incluso, miembros del Frente Popular Francisco Villa, ingresaron al auditorio para quedarse a vivir en él.

Aunque con renuencia de las autoridades universitarias, los ocupantes transformaron el lugar en un restaurante de comida vegetariana, una cafetería, una sala de cómputo y adecuaron espacios a modo de "recámaras", dividiendo los lugares con cortinas.

Además comenzaron a impartir talleres. Los colectivos coexistían, cada uno con su propio espacio, así en 2003 se creó un colectivo llamado Okupación Auditorio Che Guevara, que proclamó el espacio como un lugar autónomo y autogestivo.

El colectivo se encargaría de la administración y cuidado del lugar; sin embargo, el espacio se fue deteriorando. De las bocinas, butacas y alfombra que alguna vez hubo, no hay rastro, esto a pesar de que los alumnos de Literatura Dramática y Teatro tienen entre sus espacios para presentarse el aula-teatro del Auditorio Justo Sierra.

Así, el auditorio quedó dividido en dos partes: la galería autónoma tomada por la juventud comunista; y el auditorio, donde se encontraban los anarquistas y los vestigios del CGH.

En 2011, comenzó un movimiento entre los estudiantes de la facultad que pidieron la entrega del inmueble a la comunidad universitaria, así como que la guardia y custodia estuviera a cargo de la UNAM.

Los estudiantes pedían que ese espacio fuera utilizado libremente por la gente de teatro, quienes no pueden tomar clases con valor curricular en el lugar y si deciden presentar alguna obra, deben pedir permiso a los colectivos okupas.

Este movimiento generó tensión entre los estudiantes y los colectivos, por lo que la UNAM desplegó elementos de Vigilancia UNAM a las afueras del auditorio por un año.

Los vigilantes no ingresaban al Che Guevara, su labor, dijeron las autoridades universitarias, solo se limitaba a prevenir cualquier agresión hacia los estudiantes.

Los diversos colectivos coexistieron en paz hasta el 19 de diciembre del año pasado, cuando diversos grupos anarquistas, quienes también tenían espacios ocupados del auditorio, ingresaron al inmueble desalojando a las personas que se mantenían como guardia nocturna del lugar.

Los anarquistas desconocieron a los otros colectivos y denunciaron acoso por parte de las autoridades universitarias, aseguraron que los colectivos denominados Coordinación Che Guevara, Comité Cerezo y el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo habían "secuestrado" el auditorio para fines personales y ahora sería "reabierto" para todos los universitarios.

Así, algunos grupos como Brigada Negra, el Colectivo Veneno Negro y las anarcofeministas Ni Ama ni Esclava tomaron el control del recinto. Crearon una página web en la que anuncian las acciones que llevan a cabo y emiten comunicados sobre la situación que vive el auditorio.

Desde esa plataforma se dio a conocer el enfrentamiento de este 3 de marzo, cuando un grupo de encapuchados ingresó al recinto a las 4:30 horas para sacar a los ocupantes. Ambos grupos se acusan de estar conformados por personas que no pertenecen a la UNAM.

Cabe destacar, que Okupache tiene un perfil de Facebook, donde también se publicaron las fotos de los presuntos heridos y se acusó al colectivo Facultad de Contaduría del ataque. También denunciaron la desaparición de sus mascotas durante la gresca, una gatita llamada “Lola”, quien apareció horas después con una herida en la pata, y un perro llamado “Puky”, del que se desconoce su paradero.

El perfil tiene como información ser un hombre con fecha de nacimiento el 8 de de agosto de 1968, originario y residente del DF.

Luego de mantener el control por algunas horas, a las 13:30 se registró un nuevo enfrentamiento, provocando que los encapuchados huyeran y los grupos anarquistas recuperarán el control del inmueble.

Ante esto hechos, la UNAM pidió la "entrega inmediata" del auditorio Justo Sierra, suspendió las clases en la Facultad de Filosofía y levantó una denuncia ante la PGR.

Dos nombres, un auditorio

El auditorio Justo Sierra, su nombre oficial, fue inaugurado el 22 de septiembre de 1962 por el rector Ignacio Chávez, con un discurso que recordaba al propio Sierra, quién en 1910 fundó la Facultad de Filosofía con el nombre de Escuela de Altos Estudios.

Chávez dijo ese día que el nombre del auditorio era una deuda histórica."No es solo porque fundó esta Universidad y esta Facultad de Filosofía, por lo que venimos a clavar devotamente su nombre en nuestros muros. Es, sobre todo, porque queremos mantener perennemente encendida, frente a todo profesor, frente a todo estudiante de esta casa, igual que se enciende un faro, la virtud de su ejemplo, como una lección salvadora", dijo en su discurso inaugural.

El auditorio tuvo visitantes ilustres, como Pablo Neruda, Octavio Paz, José Saramago y Jaime Sabines; también se utilizó en diversas asambleas estudiantiles en los movimientos de 1968, 1971, en 1987 y en la huelga de 1999, cuando el Consejo General de Huelga tomó el espacio.

En 1968, el auditorio comenzó a conocerse entre los estudiantes como el Che Guevara; en honor al guerrillero, quien aseguran visitó las instalaciones. Desde entonces, el nombre oficial comenzó a quedar en el olvido a pesar de la placa de bronce que hay a la entrada.

El rector Chávez cerró su discurso, con la certeza de que el nombre no se perdería. "Las generaciones que rinden este homenaje, mañana habrán pasado, pero el bronce queda. Queremos que a su vista, mañana y en el futuro distante, todo universitario mexicano, a la pregunta de un viajero que inquiera sobre el Maestro, pueda responder con la frase lapidaria de Altamirano: Su nombre para mí es ‘gloria’; para el mundo, Justo Sierra.”

Para la reconstrucción de los hechos, Milenio entrevistó a estudiantes y profesores de la Facultad de Filosofía que pidieron no fueran revelados sus datos por cuestiones de seguridad.