"Asústame panteón" seduce a catrinas y catrines

La organización del Concurso de Catrinas y Catrines fue parte de la formación que reciben jóvenes universitarios para tener una opción de emprendimiento.

Ciudad de México

Entre la diversidad de actividades que se realizan con motivo del Día de Muertos, se efectuó el Concurso de Catrinas y Catrines "Asústame panteón", para que estudiantes de la Universidad de Londres campus Vértiz aprendan a organizar eventos, como parte de su preparación y opción de emprendimiento.

En un escenario en color negro, entre telarañas y sus tejedoras de plástico, esqueletos en cartón y en papel picado, máscaras, confeti y cajas representativas de tumbas, en "La caja negra", nombre del auditorio, se presentaron catrinas y catrines y algunos otros entes que dieron a conocer su inspiración para su respectivo disfraz.

TE RECOMENDAMOS: Catrinas desfilan en la CdMx

Los concursantes, más de diez, también bailaron y algunos entonaron canciones como Shaky Shaky, Rico Manelyk y el Noa, Noa, entre otras, seleccionadas por el DJ Olaf Ramírez, en presencia de un público festivo.

En el escenario y abajo de éste yacían los ataúdes en cartón de los desaparecidos cantautores Juan Gabriel y Joan Sebastian, así como el de Margarito y hasta el de "Mis calificaciones".

El concurso, impulsado por el profesor Antonio Lezama, que imparte la clase de Eventos y Convenciones, lo ganó Joaquín García, alumno del tercer cuatrimestre de Turismo, a quien solo vestirse y maquillarse como catrina le llevó hora y media, y hacerse su vestido, una semana.

Una gran caja con globos llegó como premio a las manos del triunfador, quien tiene 20 años de edad. Ahí estaba contenido un papel que lo hace acreedor a un viaje de prácticas a Jalcomulco, Veracruz.

El segundo lugar lo obtuvo un catrín, Ángel Cota Estrada, del cuatro cuatrimestre de Turismo.

La singularidad de su personaje estuvo en el rostro, cubierto con imitaciones de diamantes, pegados, y que le llevó dos horas adherirlos, con ayuda. Además utilizó pupilentes blancos, que contrastaban con el negro pintado alrededor de los ojos.

Pan de muerto, chocolate y café, elaborados en la propia institución, se sirvieron durante el concurso, en el que participaron alumnos y maestros. Al final también se llevó a cabo una rifa.

MSP