Pide asambleísta apoyar producción campesina del DF

El diputado del PRD en la ALDF, Rubén Escamilla, aseguró que fortaleciendo a los productores se puede combatir la pobreza y erradicar el hambre que aqueja en la capital.
Los campesinos esperan una respuesta por parte de las autoridades.
De igual manera, el diputado local pidió un informe con estadísticas, diagnósticos, metas, objetivos y estrategias del “Sistema para la Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Ciudad de México”. (Arturo Andrade)

Ciudad de México

El presidente de la Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos de la Asamblea Legislativa (ALDF), Rubén Escamilla, dijo que las redes de producción campesinas de la Ciudad de México son las únicas con las que se puede combatir la pobreza y erradicar el hambre.

Por eso, el diputado local solicitó a la Secretaría de Desarrollo Social del DF informe los antecedentes, estadísticas, diagnósticos, metas, objetivos y estrategias del "Sistema para la Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Ciudad de México", presentado por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

El legislador del PRD manifestó que solo puede ser posible combatir la falta de alimentos en los sectores más pobres de la capital mexicana si se parte de que estos grupos campesinos ubicados en las delegaciones Tlalpan, Tláhuac, Milpa Alta, Cuajimalpa, Xochimilco y Álvaro Obregón, son quienes proveen de alimentos a la mayoría de los habitantes de la ciudad.

Por ello, añadió que es urgente que los mercados populares sean fortalecidos para cubrir el abasto suficiente y barato; que se modifiquen los hábitos alimenticios para mejorar las condiciones de salud de la población, y que la alimentación adecuada sea un componente de primer orden para alcanzar un mejor y más equitativo desarrollo social en la Ciudad de México.

Además, el integrante de la bancada del PRD en la ALDF detalló que para cumplimentar el Derecho a la Alimentación adecuada en la Ciudad de México es necesario realizar un diagnóstico de este derecho, revisar el marco jurídico y normativo existente –específicamente la ley de seguridad alimentaria para el Distrito Federal–, y definir las políticas públicas que permitan aplicar, respetar, proteger y garantizar el derecho a la alimentación.