Arne, el city manager de la Miguel Hidalgo

La figura del city manager surgió en la campaña de Xóchitl Gálvez, quien propuso a la nueva figura como encargado de coordinar las áreas de servicios públicos y urbanos de la demarcación.

Ciudad de México

Arne aus den Ruthen es el city manager de la delegación Miguel Hidalgo y su función es administrar los servicios urbanos y públicos en la demarcación, al margen de las influencias políticas.

La figura del city manager surgió desde la campaña de la jefa delegacional, Xóchitl Gálvez, quien propuso a la nueva figura para coordinar las áreas de servicios públicos y urbanos de la demarcación.

La panista eligió para ese puesto al empresario farmacéutico Arne aus den Ruthen y desde los primeros meses de la administración de Gálvez, Arne se valía del celular y la app Periscope para evidenciar todo tipo de irregularidades.

De acuerdo con la campaña de Gálvez, Arne se ocuparía desde los baches de la Miguel Hidalgo hasta de aquellos vecinos que tiran basura en las calles; Arne lo hizo, empezó a hacer “operativos” para que las personas en Polanco no se estacionaran en doble fila y para que los vecinos de Lomas de Sotelo no tiraran basura.

Arne, quien de 2000 a 2003 fue jefe delegacional de la Miguel Hidalgo, transmitía los operativos en directo a través de Periscope y los etiquetaba con el #VecinoGandalla.

Sin embargo, no todos los periscopes del funcionario de origen suizo-alemán salieron bien, pues en más de una ocasión los vecinos de la delegación reaccionaron con gritos y otros más con golpes.

En noviembre del año pasado mientras hacía una de sus transmisiones de #VecinoGandalla en la Unidad habitacional de Lomas de Sotelo, Arne le pidió a una mujer que recogiera su basura, la mujer se negó, lo insultó y le pidió que no la tocaran.

El siguiente Periscope fallido del ex panista fue el 11 de febrero durante un operativo de #VecinoGandalla en Paseo de la Reforma 835, cuando Arne intentó que policías capitalinos infraccionaran a los choferes de cuatro automóviles estacionados en carriles exclusivos de ambulancias y patrullas.

Tras un intento de negociación por parte de uno de los choferes, éste se comunicó con su jefe, el empresario Raúl Libién, quien insultó a Arne vía telefónica.

Tras la calurosa discusión, que Arne transmitió por la app, el empresario fue etiquetado en redes sociales bajo el #LordMeLaPelas.

Y el último, fue el de la semana pasada cuando en uno más de sus operativos, el funcionario local fue agredido por unos escoltas luego de supervisar el retiro de vehículos estacionados en la banqueta en Paseo de la Reforma.

Sin excepción, este operativo también fue grabado por Arne; en la grabación se alcanza a escuchar un forcejeo, el claxon de un coche y a alguien que dice "¡Súbete! Le dimos un putazo al hijo de su puta madre, jefe".