Rentar un árbol de Navidad es rescatarlo

“La idea comenzó luego de observar que los niños se resisten a cortarlos. Nos dimos cuenta de que en ese momento se generaba un estrés en los menores”, sostiene Germán López Arabia, quien puso en ...
Entre las actividades que se desarrollan en el lugar destacan la fumigación, cuidado del bosque y limpieza.
Entre las actividades que se desarrollan en el lugar destacan la fumigación, cuidado del bosque y limpieza. (Javier Ríos)

Al percatarse del estrés que causaba a un niño el corte de un ejemplar de pinus ayacahuite o abis religiosa, Germán López Arabia implementó la opción de la renta del árbol de Navidad.

“La idea comenzó después de observar que los niños ya se resistían mucho al corte de los árboles. Nos dimos cuenta cómo el papá venía, escogía el árbol junto con la familia, pero a la hora de cortarlo se le generaba un estrés, que a veces era difícil poderlo superar”.

En 15 hectáreas, el paraje La Cima, ubicado en la carretera federal a Cuernavaca, Morelos, cuenta con 50 mil ejemplares, con los cuales se ofrece un portafolio de opciones, todas centradas en el árbol de Navidad, entre las cuales destaca la renta, el corte o la adopción.

La renta consiste en llevarlo, monitorearlo, recogerlo, estabilizarlo y replantarlo.

López Arabia subraya que ese árbol que ya fue expuesto al estrés de la renta, es clasificado dependiendo en las condiciones en que regrese, “si está bien, en medianas o malas condiciones, conjuntamente con el biólogo le aplicamos un tratamiento. Buscamos la estabilización del mismo para que en junio o julio, que es la época más húmeda del año, lo estemos replantando”.

La adopción, otra de las opciones, es invitar a las personas a la reforestación que se realiza en junio o julio y vivir la experiencia de monitorear el árbol que los acompañó en Navidad y lo visiten cuando quieran saber de él.

Destaca que lo más importante de estas opciones es la vinculación, “la diferencia para mí, es cómo se relaciona la gente con nuestra plantación, con nuestro lugar, al final ese acercamiento es el que a mí más me importa.

“Que sepan que pueden venir todo el año a conocer una plantación y darse cuenta de las actividades, tanto de la poda, fumigación, cuidado del bosque, limpieza etcétera, y no solamente lo que solíamos ofrecer como venir en noviembre y diciembre por un producto terminado”.

López Arabia es el primer productor que cuenta con el sistema de renta de árboles en Ciudad de México, mismo que comenzó desde el año pasado, con el cual se rescataron siete de cada 10 árboles y esta temporada esperan superar la cifra con ocho de cada 10, de 300 árboles rentados.

Los precios van según el tamaño: el que mide 1.60 metros puede costar 800 pesos, que incluye la entrega, recolección, estabilización y plantación; de 1.80 a 2.20, entre mil 200 y mil 500 con los mismos servicios.

Según cifras del paraje La Cima,  en CdMx hay alrededor de 50 productores de árboles de Navidad y se localizan en la delegación Tlalpan, en la zona de la carretera a Cuernavaca, así como Magdalena Contreras y Milpa Alta.

Reiteró que el gran competidor es el árbol importado, “porque si vemos los números, son mucho más los que se adquieren, que los que podemos proveer; tenemos una capacidad sobrada como productores que podemos abastecer hasta 50 por ciento en el mercado nacional”.