Interrumpen discurso de Mancera en CDHDF

Un grupo de jóvenes gritó consignas contra el mandatario capitalino, desplegaron pancartas, le arrebataron el micrófono e, incluso, le arrojaron objetos.
Los jóvenes le gritaron "represor" a Mancera.
Los jóvenes le gritaron "represor" a Mancera. (Pedro Domínguez )

Ciudad de México

Un grupo de familiares e integrantes de organizaciones que apoyan a los detenidos de la marcha del 1DMX, irrumpió durante el discurso del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, durante el primer informe de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Perla Gómez Gallardo.

Perla Gómez, dio lectura a su informe, sin embargo, al tomar la palabra Miguel Ángel Mancera, los jóvenes que habían ingresado al auditorio de la CDHDF como una acción de la Comisión para demostrar que se trata de un espacio plural, se levantaron y comenzaron a desplegar pancartas acusando al gobierno capitalino de represor.

Nuria Ramírez, novia de Mario González detenido el 1 de diciembre y preso en el Reclusorio Oriente, fue la primera del grupo de 15 personas en insultar al jefe de Gobierno durante su participación.

Cuando Mancera aseguraba que el Gobierno capitalino tenía un compromiso con el respeto a los derechos humanos, la mujer rompió el cerco de seguridad y se acercó a gritarle, por lo que el mandatario únicamente se limitó a cederle el micrófono.

De inmediato concluyó el evento y el jefe capitalino salió escoltado. Cuando Mancera se retiraba del inmueble ubicado en avenida Universidad, los jóvenes se aproximaron al mandatario y le lanzaron objetos como fichas, monedas y una botella de plástico.

Gómez, tomó el micrófono e intentó calmar a los agresores y los conminó a guardar respeto, pero fue ignorada. Ante los gritos de "presos políticos, libertad", desistió de su intento y se retiró.

Posteriormente el secretario de vinculación de la CDHDF, David Peña, ofreció recibir a los inconformes y aseguró que todo el tiempo han tenido las puertas abiertas para dialogar con ellos.

Todos los funcionarios presentes desalojaron el auditorio mientras que los manifestantes permanecen gritando consignas.