Los intentos fallidos de un nuevo aeropuerto para el DF

El proyecto que anunció el presidente Enrique Peña Nieto se hace a 14 años de que el gobierno federal, entonces con Vicente Fox, determinó que se tenía que construir otra terminal aérea.
La búsqueda de una sede alterna para el aeropuerto capitalino ha al menos cuatro intentos
La búsqueda de una sede alterna para el aeropuerto capitalino ha al menos cuatro intentos (Cuartoscuro (Archivo))

Ciudad de México

La saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es un problema que se ha intentado solucionar en los últimos 14 años. Para ello se han buscado sedes alternas en los estados aledaños al Distrito Federal.

Sin embargo, las dos obras de ampliación para el AICM - la T2 y el nuevo proyecto de Foster y Romero- se han localizado en los terrenos aledaños al actual aeropuerto. Desde la administración del presidente Vicente Fox se han planteado al menos cuatro opciones para dar una solución.

Texcoco y los enfrentamientos en Atenco

El 22 de octubre de 2001, el entonces presidente Vicente Fox anunció la construcción de un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México en la zona de Texcoco.

Se presentó un decreto para expropiar cinco mil 391 hectáreas, ubicadas en tres municipios: San Salvador Atenco -donde se encontraba el 70 por ciento del total de esa superficie-,Texcoco -25 por ciento- y Chimalhuacán-5 por ciento-.

El decreto expropiatorio afectaba a más de cuatro mil familias, que recibirían como indemnización 7.20 pesos por metro cuadrado en tierras de temporal y 25 pesos por metro cuadrado en tierras de riego.

Los campesinos protestaron. Armados con machetes y palos, decidieron rechazar las ofertas del gobierno federal, que consideraron injustas y bloquearon la carretera Texcoco-Lechería el 23 de octubre.

Así nació el Frente de Pueblo en Defensa de la Tierra, encabezado por Ignacio del Valle- actualmente preso en el Penal del Altiplano-. El abogado Ignacio Burgoa promovió amparos contra el decreto en noviembre de 2001.

Ese mismo mes, los ejidatarios llegaron al Zócalo capitalino ondeando sus machetes. Continuaron sus movilizaciones, a las que se sumaron grupos de obreros y estudiantes. Realizaban bloqueos carreteros.

En julio, lo ejidatarios intentaron llegar al AICM, pero la Policía Federal Preventiva les bloqueó el paso. El 11 de julio, intentaron manifestarse en un acto público del entonces gobernador del Estado de México, Arturo Montiel Rojas en Acolman.

Cuando se encontraban a un kilómetro del lugar, fueron detenidos por la PFP en la carretera Acolman-Pirámides. Hubo un enfrentamiento que dejó un ejidatario muerto y varios heridos. La policía detuvo a los líderes del movimiento, la respuesta de los ejidatarios fue la destrucción de varias patrullas.

Un grupo quemó tres en la entrada del poblado de Acuexcomac, mientras que otro grupo incendió otros dos vehículos sobre la carretera federal Texcoco-Lechería.

El 1 de agosto de 2002, la Presidencia anunció que comenzaría los trámites para dejar sin efecto los decretos expropiatorios.

Para ese mes, de 11 amparos que habían sido promovidos, cinco habían sido concedidos por la Corte. Constituían 50 por ciento de la superficie contemplada para el aeropuerto.

Así, en 2005 se comenzó la construcción de la Terminal 2 del AICM, obra que terminó durante la administración de Felipe Calderón en 2006. La obra fue construida por ICA, Gutsa y Geotecnia.

La obra se inauguró, parcialmente, el 15 de noviembre de 2007, por el entonces secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez. En enero de 2008, la administración calderonista informó que el aeropuerto en Texcoco podría realizarse, en terrenos que eran propiedad de la Federación, sin embargo, la idea fue desechada.

La T2 se inauguró oficialmente en marzo de 2007 por Felipe Calderón, con un retraso de 17 meses y cuyo presupuesto pasó de 200 millones de pesos y a un costo final de 508 millones.

Hoy, el gobierno federal anunció la ampliación del AICM, una obra que permitirá tener seis pistas más y que no requiere expropiaciones pues utilizará terrenos que ya son propiedad de la Federación.

Tizayuca o el proyecto que casi se cumple

Durante su primer Informe de Gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto anunció la posible construcción de un nuevo aeropuerto en Tizayuca, Hidalgo.

Se emplearían 900 hectáreas, adquiridas durante la administración del entonces gobernador de Hidalgo, Miguel Ángel Núñez Soto. Soto fue sucedido como gobernador por Miguel Ángel Osorio Chong, actual secretario de Gobernación en 2005 y fue durante su mandato cuando Luis Téllez, titular de STC, inauguró la Terminal 2 del AICM, con lo que la obra en Tizayuca quedó en suspenso.

No fue sino hasta la candidatura de Enrique Peña Nieto que se revivió el proyecto. Durante una gira de Peña por Hidalgo, el entonces candidato se comprometió a que las tierras adquiridas 10 años atrás se utilizarían para el nuevo aeropuerto.

Hasta enero de 2014, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de Hidalgo seguía trabajando para cumplir con los requisitos técnicos que implicaba la construcción de la terminal. Esta sede contaba con el apoyo del presidente de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege Tamargo.

Luege se ha pronunciado en contra de los proyectos que se ubican en la cuenca del Lago de Texcoco ya que considera que el suelo de esa zona es pantanoso.

Sin embargo, este proyecto se descartó  en julio de este año cuando los exámenes de aeronáutica revelaron que el aeropuerto afectaba la operación de la base aérea de Santa Lucía.

Toluca, la apuesta de Ruiz Esparza

A finales de 2013, Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dijo que además de la ampliación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, se buscaría incrementar la capacidad del Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT).

Se planteó la creación de una segunda pista, para canalizar algunos vuelos a esa terminal.

Además, dijo que para que pudiera considerarse como una terminal adicional de AICM, entonces debería existir una vía rápida que comunicara ambas ciudades.

En ese momento dijo que no se tenía definido por dónde atravesaría, pero que sí se tenían opciones para realizarlo.

Cuernavaca, el elefante blanco en Morelos

El Aeropuerto Internacional de Cuernavaca (AIC) se construyó en Temixco durante la administración del panista Marco Adame- se inauguró en septiembre de 2012-, es un aeropuerto que el gobierno de Morelos intentó promover como alternativa para la Ciudad de México, debido a su cercanía.

Sin embargo, en el aeropuerto no opera ninguna aerolínea, no tiene vuelos comerciales solo hay dos escuelas de aviación,  no cuenta con el equipo necesario para la torre de control de 46 metros y le falta señalizaciones de seguridad en las pistas.

Esta terminal enfrenta graves problemas, su construcción costó mil cuatrocientos millones de pesos, para su mantenimiento requiere 30 millones de pesos anuales y sus únicos ingresos provienen del uso de las pistas para vuelos privados, que son unos mil 500 pesos por aterrizaje y despegue.

Cuando comenzó sus operaciones, se pagó a Volaris y a Vivaaerobús durante seis meses para que ofrecieran un vuelo una vez a la semana, sin embargo, al finalizar el plazo  en marzo de 2013 no se renovó el contrato.

Para ese momento, el perredista Graco Ramírez dijo que el gobierno estatal no podía pagar y la llegada de turistas por esos vuelo no significaba una derrama económica importante.

En enero de este año, el secretario de Economía de Morelos, Julio Mitre Cendejas, hizo pública la intención del gobierno estatal para que el gobierno federal considerara al AIC como una opción viable para despresurizar al AICM y así poder costear sus gastos.