Recomienda Sedeso chequeo médico constante de adultos mayores

El coordinador de Geriatría del Instituto para la Atención a los Adultos Mayores, Pedro Valdez, dijo que las revisiones deben hacerse para descartar riesgos por hipertensión arterial.
La Casa Hogar y Centro de Día “Arcelia Nuto de Villamichel”.
(Cortesía)

Ciudad de México

Para descartar riesgos por hipertensión arterial, los adultos mayores en la capital deben someterse a dos revisiones médicas por semana, señaló Pedro Valdez, coordinador de Geriatría del Instituto para la Atención a los Adultos Mayores.

El funcionario expuso que mediante el programa de Visitas Médicas Domiciliarias, doctores de dicho instituto detectaron que de 25 mil 600 adultos mayores consultados, el 37 por ciento padece hipertensión arterial, el 16 por ciento tiene insuficiencia vascular periférica y 7 por ciento diabetes.

"Los adultos mayores deben tomarse la presión por lo menos cada dos semanas y acudir al médico a realizarse un diagnóstico preciso para saber si padecen hipertensión", expuso Valdez.

"De acuerdo con un estudio realizado por el IAAM, la hipertensión arterial es una de las enfermedades crónico-degenerativas que se presentan con mayor frecuencia en los adultos mayores".

La hipertensión es la elevación de la presión dentro de las arterias y llega a ser una enfermedad silenciosa, debido a que cuando ésta se vuelve crónica no presenta ningún síntoma.

El especialista comentó que en las arterias se manejan dos tipos de presión arterial: La sistólica y la diastólica. La primera se origina por el bombeo cardiaco de sangre a las arterias, la cual llega a ser sistólica cuando se presenta una elevación de la presión de 140 mmHg (milímetros de Mercurio) o más.

La segunda se produce por la contracción de las arterias y llega a presentarse cuando la presión es de 90 mmHg o más.

El funcionario de la Secretaría de Desarrollo Social expuso que una persona puede llegar a presentar hipertensión arterial sistólica o diastólica, o incluso ambas, aunque la que se presenta con mayor frecuencia en adultos mayores es la primera.

Comentó que los síntomas más frecuentes de la hipertensión arterial son dolor de cabeza, zumbido de oídos y ver lucecitas, sin embargo, cuando se vuelve crónica y no está controlada estos síntomas ya no se presentan.

Mencionó que existen varias causas que originan esta enfermedad, entre las más comunes son problemas en los riñones, presencia de tumoraciones o reducción del riego sanguíneo en uno de los riñones.

Los órganos afectados son el cerebro, causando embolias, trombosis o hemorragias cerebrales; los riñones, causando insuficiencia renal; el corazón  y los ojos.

El tratamiento de la hipertensión arterial es determinado por el médico tratante y éste puede ser: No farmacológico a través de dieta con control de sal ingerida y la realización de actividad física de tres a cuatro veces por semana; y farmacológico.