Gobierno de CdMx reparte 90 mil tamales en el Zócalo

Tamales verdes, de dulce, de mole, de rajas y hasta chiapanecos y yucatecos disfrutaron capitalinos por el Día de la Candelaria. Dependencias del gobierno local instalaron carpas para repartirlos.

Ciudad de México

Niños, jóvenes y adultos disfrutaron de los tamales y el atole que personal del Gobierno de la Ciudad de México ofreció desde temprana hora en el Zócalo, en el Día de la Candelaria.

Para preservar la tradición de celebrar con la tamaliza a cargo de quien descubrió al muñequito de la Rosca de Reyes, dependencias del gobierno local compartieron por lo menos 90 mil tamales con su respectivo vaso de atole.

En carpas instaladas por 19 instituciones de la administración capitalina, a las 08:00 horas inició el reparto de tamales de todos los sabores tradicionales: verdes, de dulce, mole y rajas, así como de otros estilos, entre ellos chiapanecos y yucatecos.

En la explanada de la Plaza de la Constitución se colocaron las carpas identificadas con las iniciales de cada una de las dependencias participantes, donde se entregó el popular platillo de origen prehispánico.

Mancera estuvo en la sede del Gobierno de la CdMx

Para celebrar el Día de la Candelaria, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, compartió tamales y atole con familias capitalinas reunidas en el Salón Benito Juárez del Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Mancera recibió a niños de las delegaciones Cuauhtémoc, Coyoacán, Milpa Alta e Iztapalapa que habían acudido con sus papás al Zócalo, donde también se ofrecieron tamales y atole.

También en la Plaza Garibaldi, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México, residentes, visitantes, comerciantes y personas en situación de la calle pudieron degustar un tamal de cinco metros de largo, 50 centímetros de ancho y 100 kilogramos de peso.

El tradicional platillo fue elaborado al estilo Zacahuil, para lo cual se emplearon como ingredientes manteca, chile rojo, pollo, masa y hojas de plátano, mientras que su cocción fue al vapor.

De acuerdo con los organizadores, esta celebración tiene como fin fomentar la unión familiar y compartir con las nuevas generaciones esta tradición en honor a la Virgen de la Candelaria, además de recordar la presentación del niño Jesús en el templo de Jerusalén y la purificación de María.

Al festejo asistieron aproximadamente 500 personas, que disfrutaron de este enorme platillo mexicano acompañado con un rico atole o café.

Entre los comensales se encontraba la señora Esther Díaz, quien comentó que ya son tres años que se realiza la partida del tamal gigante, que siempre está “para rechuparse los dedos”.