CRÓNICA | POR FERNANDA MORALES

Demuestran su devoción ayudando a peregrinos

Familias reparten alimentos a los feligreses

Durante la madrugada y mañana del 12 de diciembre, decenas de familias ofrecen alimentos a los devotos de la Virgen de Guadalupe, que llegan a la Basílica para celebrarla.

Ciudad de México

Las calles se inundan de peregrinos en las inmediaciones de la Basílica de Guadalupe. Ya sea a pie, en bicicleta, moto, caballo o automóvil, el cansancio y sueño se ve en sus rostros; sin embargo, no son los únicos que lidian con el frío de la madrugada.

Desde días antes la casa de la familia Camacho López se llena de bolillos, jamón, jitomates, ollas, café, té y vasos desechables, entre otros productos, para preparar tortas y café calientito para regalar a los peregrinos la madrugada del 12 de diciembre.

La tarde del 11, las tortas están ya listas, envueltas en servilletas y empaquetadas en bolsas de plástico. Los vasos de unicel comienzan a llenarse de café y se tapan para que no se derramen. Miles de feligreses peregrinan sobre avenida Centenario, en la colonia Atzacoalco, en la delegación Gustavo A. Madero.

Esta avenida es una de las principales vías por las que miles de devotos llegan al templo de la "Morenita" a darle gracias por tener salud, trabajo o llegar a otro año de vida.

La familia de la señora Martina López lleva 10 años regalando alimentos y bebidas a los feligreses que pasan frente a su casa, ayudados por amigos y conocidos que apoyan esta acción.

"Un café para el frío, té calientito, una torta", ofrece durante la madrugada la señora Martina, así como sus hijos, sus nietos y amigos.

Este año, hicieron mil 700 tortas y seis ollas de café y té, más de 300 litros que fueron repartidos entre los peregrinos.

Esta familia destina alrededor de cinco mil pesos al año para comprar los productos que regalan a los creyentes de la Virgen de Guadalupe, con la única intención de ayudar al prójimo, como parte de la religión católica que profesan.

Así como los Camacho López, decenas de familias regalan agua, palomitas, café, comida o fruta a las miles de personas, que provienen principalmente del Estado de México, y que pasan por la avenida Centenario con la Basílica como destino.

VIRGE DE GUADALUPE