“Todas en Iztapalapa sueñan con ser la Virgen”

Adama Fay Velázquez Mosco, quien este año va a representar a la Virgen María, aseguró que su fe y devoción le permitieron quedarse con ese papel.

Ciudad de México

El arraigo que tiene en Iztapalapa la representación del Viacrucis ha ocasionado que todas las mujeres de la delegación deseen realizar el papel de la Virgen María, aseguró Adama Fay Velázquez Mosco, quien este año da vida a la madre de Jesús.

La joven de 20 años comentó a MILENIO que fue su fe y la devoción con la que le pidió a Dios quedarse con el papel de María lo que le permitieron alcanzar un sueño que tenía desde hace mucho tiempo.

"Es el deseo de cualquier mujer de Iztapalapa, nuestras familias, mis padres, mi abuela, te enseñan a amar esta tradición," dijo en entrevista telefónica.

Ser la madre de Jesús en la 172 edición de la Pasión de Cristo es un privilegio para Adama, quien desde la tercera semana de enero combina sus ensayos con sus estudios de Comercio y Negocios Internacionales en la Escuela Bancaria Comercial.

Ésta es la primera vez que Adama participa en la representación y para realizar su papel, dijo, se preparó física y espiritualmente.

"Corro de tres a cinco kilómetros en el cerro; espiritualmente, vamos a misa y tenemos un taller de misticismo en el que nos apoyan con las dudas que tenemos".

La joven asegura que su vida ha cambiado a raíz de que le asignaron el papel de la Virgen María, ya que además de recibir las bendiciones de los habitantes de Iztapalapa, siente mayor paz en su vida.

"Desde que me eligieron, mi vida ha cambiado, yo me he sentido con más paz, más serenidad; he visto las cosas desde otro punto de vista. Anteriormente no alcanzaba a comprender lo que era que Jesús hubiera muerto por nosotros, pero ahora lo veo desde otra forma de pensar".

Comentó que representar a María no es difícil "si te metes al papel y sientes el dolor que vivió María al ver a su hijo morir"; por lo que espera que las escenas de llanto sean reales.

"Para ser la Virgen tienes que comprender tus diálogos y la propia nostalgia de lo que dices, de lo que vives, es la que hace que el llanto se haga presente".

Destacó que los habitantes de Iztapalapa son muy solidarios con las personas que participan en la representación del Viacrucis, muestra de ello es que no le han cobrado caro su vestuario y hasta un podólogo se ofreció a revisar sus pies para que estén saludables y pueda caminar sin contratiempos.

"Al modista se le está pagando para hacer los trajes, pero él me ha puesto cosas, telas o cierres que no me mando a comprar y que no le di más dinero. El señor que hizo mis huaraches no me los cobró al costo, incluso hay un podólogo que se ofreció a ver mis pies y me está regalando el servicio".

Por generaciones, varias mujeres de la familia de Adama han participado en la representación de la Pasión de Cristo; por ello, la joven dedicará su participación a Dios y a su abuela, quien espera con ansias ver a su nieta con la túnica azul.