Aeropuerto de Morena, viable pero complicado: experto

El analista Fernando Gómez dice que es complicado por la convivencia de aviación civil y militar, los problemas de conectividad terrestre y el costo para las aerolíneas de operar en dos terminales.

Ciudad de México

Pese al ahorro de 100 mil millones de pesos en la construcción de un nuevo aeropuerto alterno, la propuesta de Morena sería complicada de operar, por la convivencia de la aviación civil y militar, los problemas de conectividad terrestre y el costo para las aerolíneas de operar en dos terminales, apuntó Fernando Gómez, analista independiente del sector aéreo.

Este viernes, las secretarías de Comunicaciones y de Medio Ambiente recibirán a una comisión de Morena, la cual presentará su propuesta alterna para la nueva terminal aérea.

Dicho plan consiste en construir dos pistas en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, que se ubica en Tecamac, Estado de México y mantener las operaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), con el fin de que el primero sea para operaciones internacionales y el segundo para las nacionales.

Aun cuando es una propuesta que se presenta a destiempo y que los procesos de licitación y las inversiones del nuevo aeropuerto en la zona de Texcoco ya están avanzados en su primera fase, si la propuesta demuestra ser viable podría considerarse, apuntó el analista; no obstante, es una propuesta complicada para ponerla en operación.

Sin conocer a fondo la propuesta, explicó, se tiene varias observaciones, una de ellas es que combina la aviación militar con la civil, lo que es factible, pero logísticamente es complicado, ya que se tienen que coordinar las autoridades civiles con las militares, que enfrentarán la disyuntiva de a qué vuelo se debe dar prioridad; por cuestiones de seguridad, es difícil coordinar esas dos ramas en un solo aeropuerto.

La logística para transportar a los pasajeros desde Santa Lucía a la Ciudad de México es el principal reto, como en su momento lo enfrentó la propuesta de Tizayuca. El tiempo de recorrido es de 50 minutos, que es mayor a la distancia promedio en que se encuentra un aeropuerto a un centro urbano en el mundo, aunado a que para conectar la base aérea implica el paso por cuellos de botella, como Indios Verdes, que generaría mayor tiempo de traslado, lo que es un despropósito para el transporte aéreo, que se caracteriza por la rapidez y la seguridad.

No obstante el ahorro que se tiene en la infraestructura, de 100 mil millones de pesos, Gómez, indicó que la propuesta de vuelos internacionales y vuelos nacionales en diferentes aeropuertos implica un mayor gasto para las aerolíneas.

Falta considerar el mayor costo operativo para las aerolíneas, pues duplica el de la infraestructura y del personal, ya que se necesitan no solo mostradores, sino bodegas, talleres, almacenes y oficinas de apoyo, entre otros espacios.

"Las aerolíneas no están en su mejor momento para duplicar los gastos operativos y de personal en dos terminales, pues falta la conectividad y la logística para el traslado de pasajeros, por ello se descartó la opción de Tizayuca", agregó.

Además, se estima que del total de pasajeros que llegan al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, poco más de 20 por ciento no tiene como destino la ciudad, son pasajeros que deben transportarse de una terminal a otra para hacer la conexión aérea.

Un beneficio de la propuesta de Morena es que se conservará el actual aeropuerto, cuyo costo de cierre será muy elevado para el erario; aún no se calcula cuál es el costo de cerrar el actual aeropuerto, cuya renta de espacios supera, por mucho, las rentas de los espacios más caros en la ciudad.