Velan a enfermera que salvó a bebé en explosión

Mónica Orta murió el pasado martes en la noche como consecuencia de las lesiones ocasionadas por la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, cuando regresó a rescatar a un bebé.

Ciudad de México

Entre música, porras y muestras de afecto se lleva a cabo el velorio de la enfermera Mónica Orta, quien falleció la noche del martes como consecuencia de múltiples quemaduras en 80 por ciento de su cuerpo, sufridas en la explosión del Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa. 

En la colonia Ferrocarrilera, en Tlalnepantla, Estado de México, el cuerpo de la enfermera de 32 años de edad es velado en casa de sus padres por familiares, amigos y compañeros de trabajo. 

A las 14:00 horas se celebrará una misa de cuerpo presente para posteriormente, pasadas las 15:00 horas, darle el último adiós en el panteón Lomas Tlalnemex, ubicado en el Estado de México. 

Mónica, quien a pesar de la alerta que se dio por la fuga de gas en el hospital, regresó a rescatar a un recién nacido al que atendía, según cuentan compañeros y familiares, deja en la orfandad a tres niños de año y medio, 7 y 8 años de edad.

Al lugar han llegado arreglos florales de autoridades del Distrito Federal y el Estado de México, así como del sindicato de trabajadores del sector salud, amigos y familiares.

Álvaro Orta Puente, padre de la enfermera señaló en entrevista para Milenio que en este momento lo único que tiene en mente es sacar adelante a sus nietos y apoyar a Juan Carlos Mendoza, esposo de Mónica.