Somos legales: Uber; deberían mandarlos al corralón: taxistas

En el debate para regular el servicio brindado por Uber y Cabify, los taxistas insisten que estos servicios son ilegales y que no hay forma de que puedan laborar juntos en el DF.

Ciudad de México

En el debate entre Uber y taxistas organizado por el Gobierno del Distrito Federal, los taxistas insisten en que estos servicios son ilegales y que no hay manera de que unos y otros convivan en las calles de la ciudad.

Mientras representantes de los taxistas de la Ciudad de México insisten en que los servicios de Uber y Cabify son ilegales, los voceros de estas empresas exponen sus beneficios.

"El Gobierno del Distrito Federal debería estarlos remitiendo a los corralones", dijo Ignacio Rodríguez, vocero de Taxistas Organizados de la Ciudad de México.

Rodríguez también declaró que el artículo 258 de la Ley de Movilidad indica que se comete el delito de transportación ilegal cuando se realiza el servicio de transporte y se cobra por ello, de un punto A hacia un punto B.

Rubén Alcántara, líder de Radiotaxis, Sitios y Bases del Distrito Federal, dijo que el transporte que brindan Uber y Cabify es un servicio de transporte público de personas y no privado "aunque así le digan", lo cual amerita sanciones por parte de la autoridad.

Alcántara comentó que dijo que "antes de llegar a una regulación la autoridad debe atacar esa ilegalidad" debido a que los taxis le dan a la Ciudad de México 250 millones de pesos al año. Ejemplificó que por el pago de derechos los taxis pagan el doble que cualquier otro auto particular.

En respuesta, Ana Paula Blanco, encargada de la comunicación de Uber en México y Latinoamérica dijo que el servicio que prestan es particular, que se pagan todos los impuestos y que son una empresa legalmente constituida.

Blanco detalló que ya tiene 500 mil usuarios en el DF, mientras que los taxis regulares en la ciudad realizan 1.5 millones de viajes por día.

Ricardo Weder, CEO de Cabify México, dijo que están abiertos a sujetarse a cualquier regulación que beneficie a los usuarios y no a otros intereses.

Felipe de la Cruz, representante de Taxistas Unidos contra la Ilegalidad, dijo que estas aplicaciones, a diferencia de lo que opinan sus representantes, genera un desplazamiento laboral e "historias tristes" para los taxistas y sus familias.

Celebró la postura de Cabify de la apertura para obtener concesiones para evitar "un lucro indebido, sin pago alguno a la ciudad y a la nación" pero criticó que estas empresas estén fijando sus propias tarifas y generen un "deterioro en la prestación del servicio".

La representante de Uber dijo que estos servicios han garantizado la seguridad de los usuarios y conductores en la segunda ciudad más insegura del mundo para las mujeres en el transporte público "de acuerdo con una encuesta de Reuters".

Reiteró que el servicio que prestan es una nueva fuente de empleos para hombres y mujeres que garantiza seguridad a quienes utilizan el servicio y quienes lo prestan.

La especialista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Paula Sofía Vásquez, señaló que las empresas Uber y Cabify son servicios ilegales aunque apoyó la regulación e hizo énfasis en que se puede corregir la Ley de Movilidad.

Manuel Molano, del Instituto México de la Competitividad, dijo que con este debate se observa en el mundo del transporte una disputa del predominante y el agente nuevo.

Mientras tanto, Emilio Saldaña, vocero del capítulo mexicano de Creative Commons, pidió a los taxistas utilizar las nuevas tecnologías.

Al término de la exposición de los participantes se transmitió un video en el que el secretario de Desarrollo Económico del DF, Salomón Chertorivski, dijo que el jefe de Gobierno les encargó una regulación que beneficie a todos y no afecte a nadie.

En tanto, Rufino León Tovar, secretario de Movilidad del DF, dijo que la regulación buscará "emparejar el piso" entre competidores existentes.

Al finalizar el debate, José Ramón Amieva Gálvez, consejero jurídico del Distrito Federal negó pronunciarse sobre si los servicios de Uber y Cabify son legales o ilegales.

Amieva Gálvez dijo que el gobierno capitalino esperará los resultados del debate y de las mesas de diálogo para lo que "incide en regulación de la autoridad de movilidad, el tema de regulación, el esquema de disposiciones jurídicas, el tema económico y el servicio que se está prestando a través de taxis, los servicios Uber y Cabify y determinar si se sujeta a una regulación, sobre todo un equilibrio. Saber cuál es su sentir y hacia dónde van orientados y definir la normatividad que corresponde".

El funcionario admitió que todos están operando en la ciudad y negó cualquier acción en contra de estos servicios de transporte actualmente.