Triunfa la bebé que era “incompatible con la vida”

Médicos de Jalisco diagnosticaron incapacidad para digerir y defecar, pero la menor de cuatro meses tenía bloqueo intestinal, que ya fue corregido.

Puebla

Un falso diagnóstico propicio que Sofía Victoria, nacida hace cuatro meses, fuera desahuciada, por lo que a través de las redes sociales se generó un movimiento a escala nacional e internacional para solventar los gastos de hospitalización, los cuales ya superan 2 millones de pesos, y poder tener acceso a cirugías, tratamientos y terapia intensiva, con lo cual le han salvado la vida.

Nació el 12 de noviembre en Guadalajara, dijo su madre, Lizette Silva, de 28 años, quien relató que lo primero que le informaron fue que su hija iba a morir porque padecía neurodisplasia intestinal: “Me decían que nunca iba a poder comer, que nunca iba a ser una niña normal, que jamás iba a poder evacuar. Constantemente escuchaba ‘¡Entienda, señora, su bebé es incompatible con la vida!’”.

Sofía Victoria fue sometida a dos cirugías, una de ellas duró 10 horas y la otra cinco; a sus pocos días la pequeña ha pasado por áreas de urgencias, hospitalización y terapia intensiva, debido a las diversas complicaciones que ha presentado por severas infecciones.

“Tuvo choque séptico, complicación severa de una infección que le ocasionó falla de órganos, principalmente de sus riñones. Todo empezó a colapsar; sin embargo, mi hija salió vencedora, enfrentó dos veces la muerte”, recordó la madre en entrevista para MIELNIO a las afueras de un hospital privado ubicado en Puebla en el cual ha estado internada desde hace un mes.

Las alternativas

Lizette y su esposo Óscar se negaron aceptar el diagnóstico dictado en Jalisco, tampoco quisieron dar detalles de qué hospital se trataba, por lo que expusieron el caso de su hija en la web de tráfico de vehicular de Guadalajara en busca de alguna orientación.

En menos de 24 horas recibió 300 mil likes. Fue así como junto  con su hermana diseñaron las páginas @unidosporsofiavictoria y en Facebook Unidos por Sofía para alcanzar su Victoria, a través de las cuales han recibido apoyo económico de México, Estados Unidos, Colombia, Paraguay y otras partes del mundo.

Gracias a dichas páginas encontraron al especialista Luis de la Torre, quien se encuentra en Puebla, y recibieron un diagnóstico diferente. Ahí se determinó que la bebé no sufría la enfermedad mortal neurodisplasia intestinal, sino un problema colorrectal denominado enfermedad de Hirschsprung, un padecimiento que se registra en uno de cada 5 mil recién nacidos.

No hay factores de riesgo durante el embarazo o alguna anormalidad genética que predisponga la aparición de Hirschsprung, simplemente en esta enfermedad los nervios estan ausentes de una parte del intestino y por ello no se puede realizar la acción de empujar el material fecal. Hay un bloqueo en el intestino y el abdomen tiende a hincharse.

La enfermedad de Hirschsprung, caracterizada por la falta de células ganglionares, causa aproximadamente 25 por ciento de todas las obstrucciones intestinales de los bebés.

“Con el diagnóstico certero le hicieron a mi hija una cirugía basada en quitar el pedazo enfermo, por así decirlo, del intestino. Se hizo un descenso de lo bueno que queda del colón y se unió a la parte de abajo; con ello mi hija podrá comer y evacuar por sí misma. Hacer su vida normal”.

Ignoran el mal

La menor probó su primer biberón desde el pasado martes. “Ya está comiendo y solo esperamos a que la inflamación de sus intestinos cedan para que pueda hacer del baño de manera normal. El pronóstico es bastante bueno, muy diferente al que tenía en Guadalajara”, destacó la joven madre.

Para Lizette Silva resulta lamentable el desconocimiento de la enfermedad colorrectal común entre los recién nacidos en hospitales públicos de tercer nivel, mientras que las autoridades sanitarias presumen “operaciones exitosas de corazón”.

“A estos niños no los aceptan (…) porque muchos de los menores no quedan al 100 por ciento; de repente tienen incontinencia fecal y ciertos olores. Nadie los sabe tratar, entonces prefieren ocultar la verdad”.

Sofía Victoria puede ser dada de alta e integrarse pronto a su hogar junto con sus hermanas Danna, Camila y Regina. “El doctor quiere darla de alta en unos días.

“Mi hija, con hechos y no con palabras, ha demostrado a toda esa gente que no creía en ella, que la declaraban incompatible con la vida, que le dieron un falso diagnóstico y que puede ser una niña normal”.