Instalan 138 trabes para 2 puentes en Circuito Interior

Con las moles metálicas será posible edificar un puente vehicular en el cruce con Avenida Té y otro con Canal de Tezontle, informó la Secretaría de Obras y Servicios.

Ciudad de México

La Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal inició la instalación de 138 trabes metálicas que conformarán los dos puentes vehiculares de Circuito Interior, al cruce con Canal de Tezontle y Avenida Té.

Para el montaje de esas piezas metálicas se emplean dos grúas en cada puente vehicular, cada una con capacidad para soportar hasta 200 toneladas.

La colocación de cada trabe se realiza en un tiempo promedio de dos horas, pues son piezas prefabricadas cuya hechura concluyó la semana pasada.

Para la fabricación de las trabes metálicas se utilizaron cerca de dos mil 500 toneladas de acero, informó José Castro, director general de Proyectos Especiales de la Secretaría de Obras y Servicios.

Hernández dijo que las 78 trabes prefabricadas que conformarán el puente vehicular de Avenida Té, así como las 60 estructuras metálicas que darán forma a la pasarela elevada de Canal de Tezontle, estarán montadas en su totalidad esta semana.

Dichas piezas se comenzaron a fabricar en mayo en tres plantas: una en Atitalaquia, Hidalgo, y dos más en Texcoco y Ecatepec, ambas en el Estado de México.

En el proceso participaron en total 135 personas, entre herreros, cortadores, soldadores, armadores y ayudantes en general, divididos en las tres plantas.

Las fábricas donde se ensamblaron estos elementos metálicos están equipadas con un pantógrafo a gran escala, mediante el cual se reprodujo el modelo original de las trabes a tamaño real, así como con 18 máquinas de soldar, seis cortadoras y tres grúas.

“La elaboración de estos elementos prefabricados fue una tarea prácticamente artesanal, debido a que el ensamblaje se realizó a mano; para cortar las láminas de acero de diferentes grosores, se usaron cortadoras programadas que permitieron obtener las medidas exactas para cada una de las partes que conforman las trabes; fuera de este proceso, desde el ensamblaje hasta la pintura de las piezas, todo se realizó a mano”, indicó el funcionario.

El tiempo promedio para armar las estructuras, que miden en promedio 30 metros de largo y pesan aproximadamente 20 toneladas, fue de dos días cada una.

Además, uno de los beneficios de las trabes metálicas es que el peso de los puentes vehiculares es menor, evitando asentamientos y facilitando el mantenimiento.