Taxistas forman frente internacional contra Uber

Taxistas Organizados de la Cuidad de México se reunieron para anunciar la conformación de un frente internacional con Francia, España, Colombia y Brasil en contra de las empresas Uber y Cabify.

Ciudad de México

Taxistas Organizados de la Ciudad de México se unieron en un frente internacional con la Asociación Élite Taxi de Madrid, para poder hacer una lucha contra los servicios que prestan las empresas Uber y Cabify en el mundo.

 “Queremos anunciar formalmente la conformación de un frente internacional contra la operación ilegal de estas empresas trasnacionales que ponen en riesgo al sector en todos los países a los que llega a operar de manera ilegal”, dijo Daniel Medina, vocero de la organización.

Daniel Medina dijo que el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, al igual al secretario de Movilidad, Rufino H. León, deben actuar y poner un alto total al servicio que prestan las empresas Uber y Cabify en la Ciudad de México.

José Miguel Fúnez, presidente de Élite Taxi de Madrid, dio apoyo hacia los taxistas concesionados de México para frenar las operaciones de esas empresas que ahora manejan cerca del 30 por ciento del mercado.

Además, dijo que pueden contar con el respaldo de otras organizaciones de países como Francia, Bélgica, Brasil, Colombia y otros países bajo el lema “Uber off”.

“Queremos ofrecer a nuestros hermanos mexicanos nuestro apoyo para evitar las operaciones de Uber; es una empresa ilegal y es una empresa que va mintiendo por los países donde pretende operar, adaptándose a las características legales de cada ciudad. Uber es ilegal en Francia, Alemania, España, Brasil y lucharemos para que en México también deje de operar”, dijo.

Fúnez hizo un llamado a las autoridades mexicanas: “Pido a las justicia mexicana que muestren un poquito de cordura y contemplen que de aceptar que estas empresas continúen operando, dejarán en total indefensión a los más de 140 mil taxistas concesionados, les pido que antes de regular comiencen a desviar la mirada a sus ciudadanos y sus taxistas, que no olviden quien los ha puesto en el poder”.

Lamentaron que el Gobierno del Distrito Federal use órganos como la Comisión Federal de Competencia Económica o a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, y que el Senado se preste para respaldar y crear una regulación totalmente “amañada”, que pasa por encima de la seguridad de los ciudadanos.

Una de las primeras acciones que realizarán los taxistas del DF y de Madrid es en apoyo a Colombia, país donde también existe una lucha en contra de Uber y Cabify, por ello, el próximo 29 de julio se llevará a cabo un plantón a las afueras de la Embajada Colombiana en el Distrito Federal. Sin embargo aún no dicen a qué hora comenzará el plantón, ni cuánto tiempo durará.

“Haremos un plantón a manera de apoyo con nuestros amigos de Colombia y entregaremos una carta a sus autoridades para hacerles ver de qué manera estas empresas trasnacionales afectan al sector de taxistas legalmente establecidos”, dijo Ignacio Rodríguez, vocero de Taxistas Organizados de la Ciudad de México.

Fúnez dijo que los taxistas mexicanos estarán apoyados y unidos a otras ciudades de Europa.

“Se pueden tener apoyo desde la recolección de firmas, concentraciones en las embajadas mexicanas en distintas ciudades de Europa o paro en apoyo a los taxistas de México (...) porque Uber es un monstruo incontrolable", dijo.

“Lo que observamos no fue nada nuevo porque nuevamente se pusieron las condiciones apropiadas para respaldar las operaciones de empresas como Uber y Cabify quienes realizan de forma ilegal el traslado de pasajeros obteniendo de estas actividades jugosas ganancias”.

Resaltaron las observaciones del doctor Julio A. Téllez Valdés, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, quién indico que las operaciones de Uber y Cabify, deberían ser cuestionadas y en su caso, investigadas para evitar que se ponga en riesgo a sus usuarios ya que mediante sus apps recaban información privada que se aloja en países como EEUU donde no existe una Ley de Protección de Datos y ésta pudiera utilizarse para fines delictivos.