Menores de 15 años son presa del tabaquismo en el DF

El Instituto para la Atención y Prevención de las Acciones advierte que esos jóvenes se exponen a consumir drogas ilegales y en su edad adulta a sufrir enfermedades.
El CIJ de Torreón busca que los antros se conviertan en zonas libres de humo.
El Distrito Federal es la entidad donde más se fuma, informó el Instituto para la Atención y la Prevención de las Adicciones en la Ciudad de México. (Cuartoscuro-Archivo)

Ciudad de México

La Ciudad de México es la entidad donde más se fuma, con una prevalencia de 31 por ciento de la población, por 22 por ciento registrado en el resto del país. Y son los menores de 15 años, que cursan secundaria, los que fuman seis veces más, convirtiéndose en candidatos para sufrir en su adultez enfermedades como enfisema pulmonar, embolia e infarto al corazón.

Por ello, Rafael Camacho Solís, director general del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones en la Ciudad de México (IAPA), muchas de las acciones se centran en ese sector de la población que tiene alta prevalencia de escalar del tabaco a otro tipo de drogas ilegales.

“La droga con la que los jóvenes se inician en el consumo de sustancias psicoactivas es el alcohol, y empiezan a los 12.6 años de edad, es decir son chicos que están en primero de secundaria; luego, siguen los inhalables a los 13.0 años y finalmente el tabaco a los 13.1 años de edad. Luego pasan al consumo de drogas ilegales”, detalló en el foro de sensibilización "Implementación de espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco".

El cambio de la secundaria al nivel medio superior, dijo, es una etapa crítica, por lo que el IAPA hace intervenciones en esos niveles educativos para que los jóvenes fumen menos, o dejen de fumar antes de volverse severamente adictos, y disminuyan los riesgos de enfermar y de morir.

Al dirigirse a los representantes de los centros de atención de adicciones, asistentes al foro, les dijo que la información que recibirán les permitirá ayudar a quienes buscan superar la adicción al alcohol a mantener también la abstinencia con respecto del tabaco.

Por su parte, el director de Iniciativas para el Control de Tabaco en la Fundación Interamericana del Corazón, Erick Antonio Ochoa, explicó que 66 mil personas mueren anualmente en nuestro país por el tabaquismo; de ellas, precisó, 10 por ciento son fumadores pasivos, es decir, son familiares de consumidores de tabaco quienes sin haber fumado directamente y solo por estar expuestos al humo del cigarro padecieron enfermedades asociadas al tabaquismo, así como una muerte difícil.

Destacó que foros como el inaugurado hoy contribuyen de manera relevante a la sensibilización y a la reflexión sobre las consecuencias del consumo de tabaco que, dijo, mata en el mundo más personas que el alcohol y que las drogas ilegales. Sin embargo, lo subestimamos porque es una droga legal, añadió.

En tanto, la directora de la Oficina Nacional de Control de Tabaco, Marlene Espinoza Martínez, llamó la atención sobre el hecho de que a 50 años de que fue presentado el informe que asoció claramente el tabaquismo con el desarrollo de cáncer de pulmón, el tabaco sigue cobrando vidas.

Es, dijo, un producto que mata a la mitad de sus consumidores, causa discapacidad, además de los daños a la economía de las familias y a los estados.

Comentó que la Ciudad de México fue la primera entidad en contar con una ley, por la cual es 100 por ciento libre de humo de tabaco en espacios cerrados para la protección de los no fumadores.

En la actualidad, abundó, hay 11 entidades federativas, siendo la más reciente Sinaloa, que aplican políticas de control antitabaco, liberando los espacios públicos y cerrados al humo de nicotina.

Sin embargo, dijo que es necesario reforzar la observancia de la norma, pues no es posible que en el Distrito Federal ya se permitan de nuevo áreas para fumar en bares, restaurantes y cantinas.

“Hay que promover entre los centros de atención de adicciones el inicio del trámite y la realización del programa para obtener la certificación como establecimiento 100 por ciento libre de humo de tabaco”.

En el país, el tabaco causa el deceso de 180 personas cada día, situación equiparable a que un avión con esa cantidad de pasajeros se estrellara cada día.

Sin embargo, las muertes que provoca el alcohol son más notorias porque ocurren en accidentes y afectan principalmente a jóvenes, en tanto que el tabaco mata a las personas en sus casas por enfermedades como enfisema pulmonar, embolias, infarto al corazón y eso no es noticia.