Juicios orales implicarán un cambio de mentalidad: TSJDF

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Édgar Elías Azar, dijo que en enero se implemetará en el DF el sistema penal oral para delitos graves o de querella.
El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Édgar Elías Azar, recordó que en enero se implementarán ya los juicios orales para delitos graves o de querella.
El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Édgar Elías Azar, recordó que en enero se implementarán ya los juicios orales para delitos graves o de querella. (Especial-Archivo)

Ciudad de México

En enero próximo se implementará en esta capital el sistema penal oral para delitos graves o de querella, lo que implicará “un cambio de 180 grados en la impartición de justicia”, afirmó el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Édgar Elías Azar.

En entrevista, el titular del TSJDF dijo que dicha implementación exige un cambio de mentalidad de parte de los jueces, los ministerios públicos y abogados defensores.

Sin embargo, aclaró que ello no significa el fin “del viejo sistema penal”, ya que éste seguirá vigente y seguirá trabajando hasta desahogar los expedientes que ya se encuentran en trámite.

El también presidente de la Judicatura del Distrito Federal puso como ejemplo el caso de la República de Chile, en donde el sistema de justicia penal acusatoria lleva ya 14 años, y “todavía tienen juzgados de transición”.

No obstante, afirmó que el sistema oral será “una buena escuela para los jueces y para los ministerios públicos, y ya en la palestra vamos a ver quiénes son los mejores jueces, quiénes son los mejores defensores, quiénes son los mejores ministerios públicos; va a ser una buena escuela”.

Admitió que seguramente habrá problemas con el nuevo sistema, pero “los vamos a enfrentar para dejarle a las generaciones que nos sigan, una justicia más ágil, más transparente, y por qué no decirlo, una justicia más justa”.

A pesar de las desventajas del sistema tradicional vigente, la semana pasada en el Boletín Judicial del Distrito Federal se dictaron más de mil sentencias.

Por ello, destacó la tarea que lleva a cabo el tribunal a su cargo, aunque reconoció que muchas veces “se encuentran con problemas que nos resultan insalvables”, por lo que el sistema oral permitirá que haya “una justicia más clara, más transparente, más abierta, con cara más limpia”.