Tribunal del DF multa al PRD y a dos de sus candidatos

Los candidatos sancionados son Víctor Hugo Romo y David Razú, por promover su imagen mediante el uso indebido de recursos públicos, cuando eran funcionrios en Miguel Hidalgo.
Raúl Flores, presidente del PRD en el Distrito Federal, dijo que impugnarán una resolución del Tribunal Electoral del DF contra sus candidatos Víctor Romo y David Razú.
Raúl Flores, presidente del PRD en el Distrito Federal, dijo que impugnarán una resolución del Tribunal Electoral del DF contra sus candidatos Víctor Romo y David Razú. (Tomada de Twitter @PRD_DF)

Ciudad de México

El PRD y sus candidatos Víctor Hugo Romo, a diputado local, y David Razú, a jefe delegacional en Miguel Hidalgo, fueron multados por el Tribunal Electoral local, a pesar de un recurso de impugnación que había prosperado en la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Una vez pasados los comicios locales, el Tribunal Electoral del Distrito Federal (TEDF) impuso multas en contra de los candidatos mencionados del PRD, por promover su imagen de manera personalizada, con el uso indebido de recursos públicos.

Ese partido deberá pagar 701 mil pesos por no haber vigilado a sus candidatos, mientras que Razú, quien fuera director general de Gobierno y Participación Ciudadana en Miguel Hidalgo, pagará 70 mil 40.80 pesos; Romo, ex jefe delegacional en esa demarcación, 77 mil  pesos.

De acuerdo con el TEDF, durante la promoción del programa “Adopta un funcionario”, los ex funcionarios promovieron su imagen, mediante 59 lonas y 302 pintas en bardas, por lo cual se “generó inequidad en la contienda electoral”.

Raúl Flores, presidente del PRD capitalino, refirió que la Sala Regional del TEPJF había revocado la sentencia y ordenó una investigación exhaustiva, además de solicitar cuestionamientos específicos, los cuales ninguno de ellos fue desahogado.

Explicó que ahora, jurídicamente procede promover una queja por deficiencia en el cumplimiento de la sentencia, así como estudiar jurídicamente el comportamiento "doloso" del magistrado ponente.