Suspensión de la Línea 12 triplicó costos y traslados de usuarios

El 12 de marzo de 2012, el gobierno decidió cerrar 11 estaciones; 10 meses después, lo que sería un beneficio para la Ciudad de México se convirtió en un martirio para los habitantes.
Algunos usuarios gastan hasta 30 pesos para trasladarse a algún punto.
Algunos usuarios gastan hasta 30 pesos para trasladarse a algún punto. (Jorge Carballo/Archivo)

Ciudad de México

El gasto de los usuarios que anteriormente utilizaban Línea 12 del Metro para salir de Tláhuac hacia Mixcoac o al centro de Ciudad de México se triplicó, al pasar de 10 pesos, ida y vuelta, a 30.

De acuerdo con un sondeo realizado a 100 usuarios, todos afirmaron que después del cierre de la Línea Dorada, el 12 de marzo, sus gastos de viaje aumentaron, porque han tenido que utilizar otros medios de transporte para llegar a su destino, como microbuses y taxis.

Según los resultados del estudio de viajes por día de la Línea 12 del Metro, del cual MILENIO tiene copia, en los 10 meses que lleva cerrado el tramo de Tláhuac a Atlalilco se han dejado de realizar 77 millones de viajes.

De esos traslados, cerca de 50 millones se realizaron para salir de Tláhuac o viceversa en medios de transporte alternos, que tuvieron un costo para los usuarios.

"Gasto 30 pesos diarios para ir de Zapotitlán al trabajo en Eje Central y de regreso; antes solo invertía 10 pesos, pudiera no gastar si me subo en los autobuses del RTP, pero tardan mucho y llegan siempre llenos", platicó María Cristina Mejía, habitante de Tláhuac y usuaria de la Línea 12.

Otro caso es el de Angélica Díaz, habitante de la colonia San Juan Xalpa, en Iztapalapa, quien aseguró que lo que ocurrió en la Línea 12 afectó sus finanzas: "Llevaba más de un año ajustando mis gastos, invertía poco, 10 pesos, pero transbordando a Centro Médico, y ahora tengo que salir en micro y después al Metro y luego el micro de nuevo; si no, no llegó al trabajo; claro que aumentó mi gasto en pasajes".

El documento detalla que los otros 27 millones de viajes se hicieron en el servicio alterno gratuito que puso el GDF, a través de autobuses de la Red de Transporte de Pasajeros.

Por la renta de 200 autobuses a su empresa paraestatal que prestan servicio emergente por el cierre parcial de la Línea 12, el GDF ha invertido cerca de 240 millones de pesos; sin embargo, para los usuarios que realizan sus viajes en otros medios de transporte no hay ayudas o subsidios.

Los más afectados con el cierre de las estaciones son los que abordan la Línea Dorada en las estaciones Pueblo Culhuacán, Calle 11, Periférico Oriente, San Lorenzo, Olivos y Zapotitlán, en las que se realizaban entre 20 mil y 38 mil viajes por día.

Se incrementa el tiempo

Los viajes que se hacían de Tláhuac a Atlalilco en los trenes de la Línea Dorada eran rápidos, menos de 20 minutos, pero con la suspensión del servicio en 11 estaciones también se triplicó el tiempo en los traslados.

En los autobuses de la RTP el tiempo de viaje es de casi una hora, porque circulan por vialidades con reducción de carriles e invadidos por el comercio informal.

Además, no cuentan con un carril exclusivo, por lo que comparten el espacio con microbuses, autobuses, taxis, automóviles particulares y cambiones de carga, lo que dificulta que avancen con rapidez.

De acuerdo con el programa integral que sirvió de planeación para la Línea 12, la movilidad se complica porque Tláhuac es considerada como una zona aislada, no comunicada con la ciudad.

Además, es un lugar cuya tasa de crecimiento poblacional fue de 3.6; en donde se han desarrollado aproximadamente 140 unidades habitacionales en un plazo menor a cinco años, lo que también genera que haya una mayor demanda de servicio de transporte y poca oferta, sin la Línea 12.

Otro de problema que se generó con el cierre de las estaciones fue el incremento del tránsito en las delegaciones Iztapalapa y Tláhuac, pues las personas que dejaron su vehículo para usar el transporte público, ahora utilizan su automóvil.

Obstruyen taxis

Además, en la zona hay por lo menos 20 bases de taxis ilegales y en las que operan cerca de mil unidades pirata, sin que autoridades delegacionales realicen operativos para retirarlos, a pesar de que se encuentran sobre vías primarias.

Incluso, la Asociación de Taxistas Regulares (ATR) denunció la operación de esos taxis irregulares y ha pedido operativos, sin que éstos sean retirados.

"Hemos pedido al Invea, a la Secretaría de Seguridad Pública y a la Secretaría de Movilidad que apliquen operativos, pero no se realizan, ahí están operando con supuestos amparos y sin concesión, y cuando nosotros llegamos a cargar nos quitan, se creen dueños de las zonas", acusó Ignacio Rodríguez, presidente de la ATR.

Mal comienzo

La Línea 12 se proyectó en 2008 para estar lista en dos etapas, una en diciembre de 2010 y otra en julio de 2011, pero todo se modificó.

A menos de un año de iniciadas las obras, tenía retrasos; por ello, la entonces administración de Marcelo Ebrard aplicó 95 sanciones a 11 empresas.

Los retrasos fueron en la elaboración de proyectos ejecutivos, apoyo técnico en construcción, supervisión de obra y la rehabilitación de vialidades. Las sanciones sumaron 608 mil 40 pesos.

Sin embargo, uno de los problemas fue el cambio de fecha en la entrega de las obras, pues de quedar concluidas en 2010 y 2011, se pasaron para 2011 y abril del 2012, aunque se volvió a modificar y se terminó en octubre de 2012.

También se modificó el valor del contrato a precio alzado y tiempo determinado. Se estipuló un inversión para la Línea del Bicentenario de 17 mil 583 millones 500 mil pesos, incluyendo 2 mil 293 millones de IVA. Pero a la fecha ya se gastaron 223 mil millones.

La Contraloría General del DF continúa el análisis técnico, administrativo y financiero para determinar el tercer paquete de sanciones, que se suman a las 109 impuestas por irregularidades y corrupción detectada en la L12.