Sistema de vías en L12 fue supervisado por GDF

Las minutas de descripción de estudios, proyectos, actividades principales de la obra y puesta en operación de la Línea 12 del Metro indican que la obra se cumplió como fue aprobada.

Ciudad de México

La instalación y el material utilizado para el sistema de vías de la Línea 12 fue autorizado y supervisado por el Proyecto Metro del GDF, de 2008 y hasta 2012, aunque ahora, el director del Sistema de Transporte Colectivo (STC), Joel Ortega, dice que los rieles son uno de los principales problemas por lo que se detuvieron 11 estaciones.

De acuerdo con las minutas de descripción de estudios, proyectos, actividades principales de la obra y puesta en operación de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, de la cual MILENIO tiene copia, el consorcio encargado de la construcción ICA-Carso-Alstom, realizó los estudios, anteproyectos y proyecto del sistema de vías.

"Con el proyecto ejecutivo aprobado por PMDF (Proyecto Metro del Distrito Federal) el contratista procedió a la fabricación y suministro de los elementos que componen el sistema de vías riel, aparatos de vía, durmientes, balasto, accesorios de fijación y lo necesario para su correcto funcionamiento", se indica en la minuta.

Además el documento oficial indica que la instalación y pruebas en servicio de dicho sistema, incluyendo la entrega de documentación y planos como quedó la obra, se cumplió.

La Línea 12 del Metro tuvo diversos cambios en su diseño, pues en enero del 2008 el Gobierno capitalino anunció que iba a ser subterránea, sin embargo, debido a los diferentes tipos de suelo, en julio del 2008 cambió el proceso constructivo y pasó a tener 2.5 kilómetros de tramo superficial, 12 kilómetros elevados, 1 kilómetro subterráneo en cajón y 9 en túnel.

Para mayo del 2009, ya iniciadas las obras, se informó que la construcción volvió a cambiar y se segmentaron los tramos para quedar en 1.6 kilómetros superficial y 10.9 kilómetros elevados.

Piden más cambios

Usuarios de la Línea 12, que ahora tiene que buscar alternativas de transporte en el tramo suspendido, de Tláhuac a Atlalilco, solicitaron que más unidades presten el servicio de transporte, pues las que hay llegan llenas o pasan cada 4 minutos.

Mientras que un convoy de la Línea 12 del Metro pasaba cada 2.5 o tres minutos, los autobuses lo hacen cada cuatro, como se comprobó en un recorrido.

Además, los trenes tenían capacidad para mil 800 usuarios, mientras que los autobuses tiene una capacidad máxima de 80 pasajeros.

"Esto está muy mal, deben de poner más autobuses, todos pasan llenos, y no es nuestra culpa", se quejó uno de los usuarios entrevistados.

Durante un recorrido se observó que la ruta Tláhuac-Atlalilco fue la más solicitada por los usuarios, pues había personas que tuvieron que esperar hasta cuatro unidades para poder subir.