Agua: clave en el conflicto de San Bartolo Ameyalco

El problema que significa el desabasto de agua en esa parte alta de esa delegación lleva meses. Vecinos decidirán si se reanudan trabajos para el suministro del líquido.
Vecinos decidirán si continúan obras para el suministro de agua en San Bartolo Ameyalco, delegación Álvaro Obregón, una vez que disipen sus dudas sobre la proveniencia del líquido.
Vecinos decidirán si continúan obras para el suministro de agua en San Bartolo Ameyalco, delegación Álvaro Obregón, una vez que disipen sus dudas sobre la proveniencia del líquido. (Facebook Germán Soto de León)

Ciudad de México

El pueblo de San Bartolo Ameyalco se encuentra en la parte alta de la delegación Álvaro Obregón. Aunque tiene un manantial, no todas las 52 manzanas que lo conforman reciben agua.

El problema de desabasto se prolonga por meses; por ello, la entrada al pueblo, el camino Viejo a Mixcoac, está lleno de pipas de agua, algunas de la delegación, otras privadas.

Ameyalco, que significa lugar donde brota el agua, sufre el desabasto desde hace más de 20 años. En 1998, la entonces Dirección General de Construcción y Operación Hidráulica realizó un estudio para comprender las razones del problema.

Se supo así que las fugas en la red secundaria provocaban la pérdida de más de 50 por ciento del agua, además de que el tanque de almacenamiento que abastece al pueblo era muy pequeño.

El proyecto para llevar agua al pueblo quedó parado durante casi 19 años, hasta que en 2007, la administración de Leonel Luna presentó un proyecto para mejorar la red hidráulica, que tiene más de 60 años, así como una ampliación del Sistema Cutzamala para abastecer la zona alta de la delegación.

Tal y como se buscaba en el estudio de 1998, los cambios en la red hidráulica beneficiarían al poblado vecino de Santa Rosa Xochiac, se cambiarían la red secundaria y los tanques de almacenamiento por unos de mayor capacidad.

El plan consideraba una inversión de 52 millones de pesos solo para la zona de Santa Rosa y San Bartolo. Se avanzó en él, sin mayores complicaciones hasta comienzos de este año, cuando un grupo de vecinos frenó las obras en San Bartolo.

Mientras que en Santa Rosa las obras cuentan con un avance de 80 por ciento, donde ya se construyó un tanque y se trabaja en el segundo, en San Bartolo las personas se encuentran muy preocupadas por su manantial.

Temen contaminación o entubamiento

La gente que comenzó a oponerse al proyecto temía que su ojo de agua pudiera contaminarse o, peor aún, que sea entubado para sacar agua de allí y llevarla hacia otras colonias cercanas, como Santa Fe.

Ante el descontento y la falta de acuerdos al interior del pueblo, se instalaron mesas de diálogo entre los comités vecinales y las autoridades con la finalidad de presentar el proyecto y aclarar las dudas.

Las reuniones se realizaron bajo la tutela de la Secretaría de Gobierno, con representantes del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, la delegación y un notario público.

En ellas se informó sobre los alcances del proyecto: el agua del manantial no se iba a mezclar con la proveniente del Cutzamala, sino que se trataba de una fuente alterna para poder abastecer a todos los pobladores.

El proyecto sufrió dos modificaciones para cumplir con las demandas de los pobladores, se entregó a la Asamblea Legislativa del DF y a la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

Las obras continuaron hasta el 14 de febrero, cuando una parte del pueblo detuvo las obras y se enfrentó con los trabajadores. Al lugar llegaron granaderos y la riña se prolongó por casi cuatro horas.

La mañana de este 6 de mayo, un grupo de habitantes cerró la calzada Las Águilas a su cruce con Centenario, en la salida hacia el Puente de los Poetas para demandar la reanudación de los trabajos.

Al no permitir el paso, se generó un caos vial desde la colonia Puente Colorado hasta Villa Verdún. Los automovilistas no tuvieron más opción que tomar la Supervía Poniente que, ante el aforo vehicular, estaba prácticamente detenida.

Las quejas llegaron a Twitter, donde Gabriela Ortiz, “community manager” de la cuenta vecinal de la colonia Las Águilas, comenzó a informar sobre los problemas viales. "Es una avenida que prácticamente se colapsa incluso si hay un accidente", explica.

Al lugar llegó personal de la delegación y acordó con los inconformes una nueva reunión con el delegado en la Secretaría de Gobierno a realizarse a esta tarde. Las personas llegaron en dos camiones hasta el Zócalo capitalino.

Luego, el delegado se puso en contacto con el grupo opositor, que accedió a entablar una nueva mesa de diálogo prevista para las 6:00 de la tarde. Que se reanuden las obras en San Bartolo Ameyalco dependerá del resultado de estas reuniones.