Rufino Tamayo 'llega' al Metro

Con una inversión de 39 millones de pesos, el STC Metro rehabilitó un tren que fue nombrado como el pintor oaxaqueño que falleció el 24 de junio de 1991.

Ciudad de México

Con una inversión de 39 millones de pesos, el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro rehabilitó un tren que fue nombrado Rufino Tamayo, en honor al pintor oaxaqueño que falleció el 24 de junio de 1991.

El convoy rehabilitado es el número M0225/M0226, que forma parte del lote de 58 unidades modelo NM-79 adquiridos por el STC en 1979 y uno de los 32 asignados a la Línea 7, que va de El Rosario a Barranca del Muerto.

La inversión del tren Rufino Tamayo, se utilizó para refacciones nuevas, como ruedas de seguridad, componentes de diferenciales, motoventiladores, soportes elásticos de suspensión secundaria, hules en las puertas de acceso de pasajeros, entre otras.

Con esos elementos se repararon corrosiones en umbrales de puertas, repintado de carrocería de cada uno de los nueve vagones y se cambió el material de sus pisos.

Dicho convoy es el segundo recuperado que se asigna a la Línea 7 y con él ya son 26 los recuperados, cuya inversión de rehabilitación supera los 443 millones de pesos.

De los 26 trenes que el STC ha reintegrado a la circulación de enero de 2014 a la fecha, 22 trenes son neumáticos y 4 de rodadura férrea, para las Líneas 1, 3, 5, 7, 8, 9, A y B.

"Los trenes requieren un monto de recursos para su recuperación y posteriormente se invierte en ellos de manera programada en sus revisiones habituales, al ser parte de la flotilla de trenes disponibles", informó el Metro.

"Como un reconocimiento al aporte público de las grandes personalidades nacionales y extranjeras, el STC determinó identificar a sus trenes recuperados con su nombre e imagen para guardar su memoria entre los 5.3 millones de usuarios de la Red del Metro".

Rufino Tamayo

Rufino del Carmen Arellanes Tamayo nació el 26 de agosto de 1899 en Oaxaca y falleció el 24 de junio de 1991, en la Ciudad de México. Sus padres fueron Ignacio Arellanes, de oficio zapatero, y Florentina Tamayo, costurera. En 1915, comenzó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Tamayo pintó más de mil 300 óleos, entre los que destacan los 20 retratos de su esposa Olga, con quien estuvo casado durante 57 años, 465 litografías y mixografías, 350 dibujos, 20 murales y un vitral, de acuerdo con los reportes de su biografía.

Es considerado uno de los pintores mexicanos del siglo XX más reconocidos en el mundo.

En el Museo Tamayo, en inmediaciones del Bosque de Chapultepec, edificado a iniciativa del propio pintor, alberga desde 1981 obras de él y otros artistas plásticos, presentando exposiciones de gran valor artístico.