Ruedas y rieles de L12 son “compatibles”, diagnostican

Centro de Estudios e Investigaciones de la Universidad de Navarra, España, descarta una inserción inadecuada y que el desgaste ondulatorio fuera generado por el paso de trenes.
Debido al daño en las vías, 11 estaciones de la Línea Dorada no están operando.
Debido al daño en las vías, 11 estaciones de la Línea Dorada no están operando. (Juan Carlos Bautista)

México

Las ruedas de los trenes férreos de la Línea 12 del Metro son "compatibles" con los rieles fabricados en España y Francia de la llamada Línea Dorada, y que fueron colocados por el consocio constructor ICA-Carso-Alstom, de acuerdo con un diagnóstico que realizó el Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas (CEIT) de la Universidad de Navarra, en España.

Las conclusiones del CEIT, que cuenta con un laboratorio ferroviario creado en 2001, establecen que hay un embone correcto entre las ruedas de los trenes FM10 y los rieles.

Los resultados, de los cuales MILENIO tiene copia, establecen que el paso de los trenes de rodadura férrea, que tienen un ancho de 2.8 metros, siete vagones por tren, cinco motrices y dos remolques, pasillos de intercirculación y longitud de 140 metros, no fue el que generó el desgaste ondulatorio que se presentó en el tramo elevado de la Línea 12 del Metro.

En el estudio se descarta una inserción inadecuada que generara ondulaciones, como lo señaló el Sistema de Transporte Colectivo como una de las causas que llevaron a la suspensión del servicio en 11 estaciones de la L12.

Los especialistas en analizar sistemas férreos en lo relacionado con el contacto rueda-carril y problemas por ruidos rodantes de la rodadura y desgaste ondulatorio determinaron que las ruedas y su compatibilidad con el riel cumplen con las normas establecidas y con los límites.

El estudio fue finalizado el 2 de abril de este año y se realizó a petición de la empresa Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), el cual establece que también hay un comportamiento adecuado en la rodadura de los trenes en curvas con radio menor a los 300 metros.

"El comportamiento del perfil de rueda actual montado sobre el bogie de esas unidades muestra una compatibilidad correcta sobre la infraestructura, tanto en el comportamiento del contacto rueda carril, como en las soluciones ejercidas sobre la vía", se indica en el estudio "Análisis de contacto y esfuerzos rueda-carril. Metro de México Línea 12".

"El análisis de la inscripción en las curvas 1 y 2 (radios de curva de 108 y 110) muestra un comportamiento correcto de los esfuerzos de interacción rueda-carril".

Se añade en el análisis que no es posible prejuzgar que el tren y la vía no tenían una inscripción correcta con el bogie, que son los carros en los que van montadas las ruedas férreas, aunque las autoridades del gobierno capitalino indicaron que una de las posibles causas del desgaste ondulatorio era que no había un empate correcto con éste.

"No tiene sentido valorar la compatibilidad vehículo-vía basándose únicamente en consideraciones sobre el empate de bogie, lo que realmente cuenta son los esfuerzos de inscripción generados, que se han analizado en este informe, esfuerzos que son consecuencia no solo del empate sino de toda la concepción del bogie y la caja", se indica.

Francisco Bojórquez, ex director del Metro, defendió también la compatibilidad de los trenes con la vía, asegurando que se fabricaron con las especificaciones solicitadas por el Sistema de Transporte Colectivo.

En la Línea 12 del Metro circulan 30 trenes férreos que construyó la empresa española Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF).

Dicha compañía ganó el contrato para que el STC le arrendara los convoyes por 15 años y una inversión de 18 mil mdp.