Metrobús es el mayor avance democratizador: politólogo

El politólogo Ricardo Raphael planteó que en las ciudades modernas, el diseño de una red de transporte también puede reforzar los mecanismos de discriminación.
Una línea de Metrobús para Paseo de la Reforma podría estar lista en un año, consideró el secretario de Movilidad del DF, Rufino H León.
El politólogo Ricardo Raphael consideró que el diseño de una red de transporte público puede reforzar la discrminación o convertirse en poderosa herramienta de inclusión. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

En las ciudades modernas, el diseño de una red de transporte puede reforzar los mecanismos de discriminación y desigualdad o convertirse en una poderosa herramienta de inclusión, advirtió el politólogo Ricardo Raphael al celebrar los diez años de existencia del Metrobús en la Ciudad de México.

“Si yo conecto Indios Verdes con la salida a Cuernavaca, estoy conectando no nada más una vía sino a poblaciones enteras que de golpe pasan a vivir dentro del cierre social.

"Si coloco diques o trazo rutas muy complicadas deliberadamente, para que ciertas zonas no tengan acceso, estoy construyendo una polis donde parte de la población debe vivir en los márgenes”, agrega el especialista.

En su ponencia durante el encuentro "Metrobús: movilidad o parálisis, el reto del futuro", celebrado este martes en la Casa Lamm por Comunica la Ciudad, el politólogo describió la forma en que se conectan el tema de la desigualdad con el transporte público.

“Hay un enorme malestar con lo público y especialmente con el transporte público. Esa sensación de que esta sociedad es muy injusta, muy asimétrica, no es democrática y de que el transporte es muy bueno para algunos pero no para nosotros, y en ese contexto aparece el mayor avance democratizador de la Ciudad de México, el Metrobús”.

Rapahel hace la broma de que con el Metrobús los capitalinos y quienes viven en el Estado de México tuvieron acceso a un chofer y a un Mercedes Benz (la marca de parte de los camiones articulados con que opera este sistema).

Un ejemplo dolorosísimo de la segregación y el transporte, explica, es Ciudad Juárez.

Cuando se acabó el Programa Bracero y se rediseñó la vocación económica de la frontera, se instalaron maquiladoras sin importar dónde vivía la población.

“Así, de las muertas de Juárez se encontró que muchas habían sido secuestradas transportándose de la escuela a su casa o de su casa al trabajo en unidades miserables, en trayectos larguísimos y rutas irregulares a cargo de choferes sin registro”.

Para el autor de Mirreynato, la otra desigualdad, es impresionante “cómo hemos normalizado la distancia en calidad y derechos en materia de transporte público.

"Nos parece absolutamente normal a quienes vivimos dentro del cierre y a quienes vivimos fuera estas diferencias. Si siete de cada diez usamos transporte público, que alguien me explique ¿por qué es preferible invertir en segundos pisos y no en transporte público?”

Por qué seguimos así, cuestiona, por qué tanto privilegio al automovilista, si además en votos no suma una mayoría.