Retrasan obras en La Merced por atender recomendaciones del INAH

Inicialmente se dijo que el mercado estaría listo en septiembre pasado y aún no hay fecha de entrega: los trabajos deben realizarse con estricto apego a la estructura y acabados originales.
El año pasado ocurrieron dos siniestros en el centro de abasto.
El año pasado ocurrieron dos siniestros en el centro de abasto. (Juan Carlos Bautista)

Ciudad de México

La entrega del rehabilitado mercado de La Merced se ha retrasado por atender las recomendaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ya que se trata de un edificio catalogado como Patrimonio Artístico del Siglo XXI.

La reconstrucción debe realizarse con estricto apego a la estructura y acabados originales, desde la celosía, columnas y techumbre. Esta última acción es de difícil confección por el diseño y la cimbra, ya que son cascarones curvos que complican el trabajo a la hora de echar el colado, independientemente de que existen problemas para cumplir con los estándares de seguridad establecidos por ley.

En febrero del año pasado la nave mayor del mercado de La Merced fue destruida en 70 por ciento por un incendio derivado de  conexiones irregulares, conocidas como diablitos, que afectó a más de mil locatarios. En el emblemático lugar, inaugurado el 23 de septiembre de 1957 por el presidente Adolfo Ruiz Cortines, ocurrieron dos siniestros en 2013.

El primero fue en enero en el área de dulces y el segundo un mes después en la zona de comida. Este último incendio obligó a reubicar a más de mil afectados justo a un lado del inmueble de manera provisional, donde se colocó una enorme carpa y les asignaron un espacio de un metro cuadrado, para ellos insuficiente.

Durante un recorrido que hizo MILENIO por el terreno de 7 mil metros cuadrados, se observó que no quedan grandes rastros del último incendio que devastó el inmueble; 10 cascarones o pasillos al fondo tienen las huellas de humo; esa área tendrá que esperar hasta el siguiente año, cuando se le asigne presupuesto para ser rehabilitada.

Esos pasillos no serán entregados en diciembre. Las autoridades esperan las indicaciones del INAH, que considera que se pueden rehabilitar; opinan que lo mejor es demolerlos.

En marzo pasado, el jefe delegacional en Venustiano Carranza, José Manuel Ballesteros, anunció que se entregaría en septiembre una parte de la obra nueva donde no hay rastros del incendio; a 21 meses del siniestro, no hay fecha.

A simple vista se ve un avance lento: el piso y columnas están terminadas y la techumbre en proceso; se trabaja en la primera etapa que va de la puerta 30 a la 26, y hay 50 por ciento de avance, con las dificultades que implica apegarse a las recomendaciones para un edificio catalogado como Patrimonio Artístico: “Es un trabajo artesanal”, señalan autoridades.

Aunque el incendio ocurrió en febrero de 2013, las obras comenzaron hasta noviembre con los trabajos de cimentación. La nave mayor tuvo que ser demolida prácticamente en su totalidad, hasta donde lo permitió el INAH.

“La reconstrucción debe apegarse a la estructura y acabados originales”, explicó la ingeniera y directora general de Obras y Desarrollo Urbano de la demarcación, Dolores Aurora Picazo.

Lo más complicado, dijo, es respetar la construcción original diseñada hace casi 60 años, época en la que  no había reglas de edificación.

Para su reconstrucción se apegan a los estándares de seguridad establecidos en la ley actual, que no concuerdan en medidas de columnas ni estructura, lo que complica los avances.

LISTOS, LOS CIMIENTOS

La cimentación del mercado que incluyó la renovación total del drenaje, que era de asbesto, costó 20 millones de pesos y concluyó en diciembre de 2013; hasta julio pasado, cuando inició la fase de la estructura, todo con supervisión del INAH, se tenía un presupuesto destinado para dicho fin por más de 100 millones de pesos, de un total de 150 millones que se invertirán en levantar el inmueble.

Los locatarios cuentan que han sido tiempos difíciles, perdieron todo: mercancía, enseres, artículos personales, para muchos su único patrimonio. A casi dos años esperan que les regresen su locales de manera inmediata, aunque muestran incredulidad de que esto ocurra y aseguran que las autoridades “únicamente les dan largas”.

“El mercado va muy lento, las autoridades se han tardado mucho tiempo, solo ellas saben por qué, nos dan fechas y las vuelven a postergar. Ahorita ya se ve que están trabajando, hay personal y todo, pero la verdad veo que va muy despacio; dicen que para finales  de este año, pero ya estamos en noviembre, entonces pienso que no lo van a entregar este año”, dijo Miguel Ángel Benítez Chávez, uno de los comerciantes reubicado a un costado del mercado.

Sin embargo,  para los comerciantes afectados no hay explicaciones suficientes; dicen no saber sobre  construcción, ni tecnicismos, pero sí de ingresos, porque lo viven diariamente, conocen lo que es vender menos de la mitad de lo que ganaban, explicó Araceli Rivera Castillo, vendedora de chiles secos.

Pero la ayuda no llega, aseguran los afectados. En abril de 2013 la Comisión del DF en la Cámara de Diputados presentó un punto de acuerdo en el que se exhorta a las autoridades capitalinas y de la delegación a brindar apoyo a los locatarios; hasta esa fecha el seguro de Axxa, por 48 mil pesos para cada uno, no había sido cobrado.

En ese momento el jefe delegacional hizo público que negociaría para que la aseguradora asumiera los costos del daño a la estructura y recuperaran su mercancía los comerciantes afectados; el seguro fue cobrado, pero no les fue reembolsado ni siquiera parte de lo que perdieron; “empezamos de cero”, acusan.

Apenas en septiembre pasado y “por única ocasión”, según dijeron autoridades de  la Secretaría del Trabajo del DF, se anunció un apoyo económico del seguro de desempleo a locatarios de mercados que resultaron afectados por algún siniestro.

El aviso, publicado en la Gaceta Oficial capitalina, señala que este seguro consiste en 30 días de salario mínimo general vigente en la ciudad, durante un plazo no mayor de seis meses.

A pesar de todo, el gobierno delegacional aseguró que el mercado, por lo menos 90 por ciento de éste será entregado en menos de dos meses.