Resolver crisis de seguridad es prioridad en México: especialistas

Advirtieron que la legalización de la mariguana no solucionará el problema de la violencia en nuestro país, por el contrario, favorecería la adicción a ese y otros enervantes.
Foro: Los retos de México en materia de derechos humanos en el 2014
Foro: Los retos de México en materia de derechos humanos en el 2014 (Cortesía)

Ciudad de México

La máxima prioridad en la defensa de los derechos humanos en México es resolver la crisis de inseguridad, erradicar los poderes fácticos y restablecer el Estado de derecho, coincidieron Salvador Abascal Carranza, vicepresidente de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos; José Antonio Ortega, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública; y Jesús Becerra, presidente de la Coordinadora Ciudadana del DF.

Al participar en el foro "Los retos de México en materia de derechos humanos en el 2014", organizado por la Comisión Mexicana de Derechos Humanos y la Fundación Konrad Adenauer, los especialistas advirtieron que la legalización de la mariguana no solucionará el problema de la violencia en nuestro país, por el contrario, favorecería la adicción a ese y otros enervantes.

Fortino Delgado, de la Coparmex, expuso que los mexicanos vivimos en una sociedad de la impunidad, en la que el 98.2 por ciento de los asesinatos queda sin castigo, situación que agravia y ofende la conciencia y la dignidad colectiva.

"Seguimos fallando en lo esencial, convivimos entre homicidas libres, con quienes compartimos las calles y los espacios públicos todos los días; este es el punto central por el cual México no puede bajar los índices de secuestros, inseguridad, delincuencia y ejecuciones. No es cuestión de retórica, de cambios de gobierno, es más, ni siquiera de políticas públicas, es de ser eficaces con la justicia", argumentó.

Indicó que los datos duros de la ineficacia en materia de justicia y seguridad se muestra a través de la lista de las entidades con mayor grado de homicidios –en los que el autor de los mismos se desconoce o se encuentra prófugo-, la cual está integrada por Zacatecas y Durango (99.5%), Guerrero (99.3%), Quintana Roo, Sinaloa y Oaxaca (99.2%), mientras que los estados de Guerrero, México, Veracruz, Tamaulipas, Morelos, Coahuila, Michoacán, Jalisco y el DF concentran el 71 por ciento de las violaciones a la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada.

Delgado Carrillo puntualizó que tan solo el año pasado la tasa de homicidios fue de 22 por cada 100 mil habitantes. "En este sentido, un habitante común en México tendrá 10 veces más probabilidad de ser asesinado, que en promedio se tendría en el resto de los países de la OCDE".

José Antonio Ortega Sánchez, del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, lamentó que a un año de gobierno el presidente Enrique Peña Nieto no ha cumplido con el compromiso de reducir a la mitad los niveles de secuestros, homicidios y extorsiones.

Señaló que en la condición de Estado fallido proliferan los asesinatos y secuestros, la extorsión, el robo y el despojo sistemáticos y a escala masiva. "México, como país, aún no está en la condición de Estado fallido, pero a esa dirección se dirige".

Dio a conocer que un estudio de su organización revela que en México hay cuando menos dos entidades federativas (Michoacán y Tamaulipas) y 207 municipios en esa condición. De esos municipios, 82 corresponden a Michoacán, 32 a Guerrero, 34 a Tamaulipas, 16 a Chihuahua, 15 a Durango, 13 a Sinaloa, 4 a Veracruz, 3 a Nuevo León, 2 a Quintana Roo, 2 a Chiapas y en Coahuila, Tabasco, Estado de México y Tlaxcala hay uno. "Los municipios en condición de Estado fallido son el 8% del total y en ellos vive el 13% de los mexicanos".