Rechaza la ALDF revocar licencias a verificentros; seguirán las inspecciones

El diputado Manuel Alejandro Robles, del PRD, propuso el punto de acuerdo para exhortar a la Secretaría de Medio Ambiente local a que inspeccione y evalúe a todos los verificentros ubicados en el ...
Centros de revisión.
Centros de revisión. (Mónica González)

México

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó un exhorto a la Secretaría del Medio Ambiente para inspeccionar y evaluar verificentros a fin de prevenir corrupción, pero rechazó que la dependencia revoque concesiones y presente denuncias penales.

El diputado Manuel Alejandro Robles, del PRD, propuso el punto de acuerdo para exhortar a la Secretaría de Medio Ambiente local a que inspeccione y evalúe a todos los verificentros ubicados en el Distrito Federal.

Ello para prevenir y erradicar actos de corrupción que deriven en degradación del medio ambiente.

La propuesta fue respaldada por la mayoría perredista y aprobada sin mayores trámites, luego de que la legisladora Polimnia Romana, del Partido del Trabajo (PT), explicara que se evaluarán los 81 establecimientos regulados y autorizados por la Semar local para realizar verificaciones obligatorias previstas en el programa Hoy no Circula.

Reconoció que tienen conocimiento de actos de corrupción de las personas que se encargan de operarlos y que expiden hologramas para vehículos que incumplen con los estándares establecidos.

Robles expuso que se deben aplicar medidas urgentes para que poco a poco, con acciones preventivas, se erradique la corrupción y pueda ser la instancia donde los automóviles sean certificados de acuerdo con sus emisiones.

También se promovió un acuerdo del PAN relacionado con el tema y complementario del anterior, pero no corrió la misma suerte y fue desechado por la mayoría.

Impulsado por el diputado Héctor Saúl Téllez Hernández, el punto de acuerdo solicitaba a la secretaria de Medio Ambiente del Distrito Federal, Tanya Müller García, dar cuentas sobre las sanciones aplicadas a los centros coludidos en corrupción.

Se trataba de que la secretaría revocara las concesiones a los dueños si se comprobaba que realizan "pruebas trampeadas", con la finalidad de modificar los resultados y lograr la aprobación de emisiones de algún vehículo por 500 o 600 pesos, sin importar la condición mecánica.