Piden a la Profeco a verificar precios de alimentos en el DF

Los incrementos a los productos de la canasta básica que se aplican en las misceláneas afectan la economía de las familias, aseguró el diputado de la ALDF, Roberto Candia.
La cadena Oxxo tiene 12 mil 204 tiendas.
El objetivo de la propuesta es evitar el alza de precios. (Jesús Quintanar)

Ciudad de México

El diputado local del PRD Roberto Candia presentó un punto de acuerdo para que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tenga una mayor vigilancia en los precios de los productos de la canasta básica que se expenden en tiendas y misceláneas de colonias populares en la Ciudad de México.

Señaló que en muchos de esos comercios no hay control de los costos, ni del peso que se oferta a los consumidores, lo que afecta principalmente a las familias de escasos recursos.

Dijo que datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2012 revelan que las familias mexicanas destinan aproximadamente 34 por ciento de sus ingresos a la compra de alimentos y bebidas, y que los hogares de menores ingresos disponen hasta 52 por ciento de sus ingresos para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación.

"Los incrementos que se aplican a los productos de la Canasta Básica de manera cotidiana y permanente, algunos de ellos incluso mes por mes, están afectando los bolsillos de las familias que adquieren dichos productos principalmente en misceláneas o tiendas de sus colonias, debido a que no existe en ellos ningún tipo de control", expuso el legislador.

El punto de acuerdo fue turnado a la Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos para que la Profeco en el ámbito de sus atribuciones, implemente una campaña masiva de información y acciones contundentes para la verificación de precios y tarifas, así como la calibración de básculas en las tiendas o misceláneas que expenden productos que se encuentren dentro de la Canasta Básica.

Manifestó que la economía familiar de los hogares con menos recursos se ve cada vez más mermada, siendo los habitantes de las zonas marginadas los que no alcanzan a cubrir sus necesidades básicas en las tiendas de abarrotes, tortillerías, panaderías, pollerías, carnicerías y demás establecimientos comerciales en los que no se respeta el precio ni el peso de los productos.

Agregó que diversas consultoras financieras revelan que cada hogar mexicano realiza más de 270 visitas a una tienda de abarrotes o miscelánea en un año; es decir, estos comercios son un canal tradicional de consumo por su inmediatez y proximidad con la gente.

"Como representantes populares, tenemos la obligación de promover y gestionar la solución de los problemas colectivos ante las autoridades competentes, en este caso ante la Procuraduría Federal del Consumidor, que es el organismo encargado de promover y proteger los derechos e intereses del consumidor, procurando en todo momento la equidad y seguridad jurídica en su relación con el proveedor", manifestó el diputado.