Presa Mixcoac está en riesgo de desbordarse

El Sistema de Aguas del DF intenta retirar el tapón de basura y reconoce que las casas aledañas pueden inundarse, por lo que aceleran las obras.

Ciudad de México

Desde hace dos semanas los habitantes de las colonias aledañas a la presa Mixcoac, delegación Álvaro Obregón, enfrentan problemas de salud por el aumento en los niveles del vaso regulador, como consecuencia de las lluvias, por lo que temen que se desborde.

Los vecinos de las colonias Ave Real y Garcimarrero deben caminar más de un kilómetro para llegar a sus hogares, lugares de trabajo y escuelas, debido a que ni el transporte público ni el privado pueden acceder por la calle Perdiz, la cual está anegada, y es vía de comunicación para más de 500 familias de la zona.

La caseta de policía que está en Perdiz es usada para calcular la anegación, pues tres cuartas partes del inmueble están bajo el agua.

Los vecinos también se quejan del olor fétido que emana de las aguas negras y que ha traído repercusiones en su salud, como alergias, problemas en vías respiratorias e irritación en ojos y en la piel.

El jefe de la Unidad Departamental de Drenaje Profundo del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), Herminio Quechol, encargado de las obras de desazolve de la presa Mixcoac, detalló que desde hace dos semanas, cuando los niveles subieron e iniciaron los trabajos de saneamiento, han retirado 20 toneladas de basura.

Los desechos, dijo, causan el tapón que obstruye el desahogo del agua y también retrasa los trabajos de desazolve.

"La cantidad de basura que hay en el vaso ha provocado que se tapen los conductos de salida, lo que llamamos obra de toma, estamos tratando de destaparlos. Desgraciadamente, la basura es muy compacta, llegan y llegan enormes cantidades de plásticos, vidrio, animales y madera, entre otros, lo que origina un tapón muy sólido", detalló.

El funcionario no se aventuró a dar una fecha para que concluya la limpieza de la presa, aunque señaló que hay un avance de 60 por ciento.

Además, confió en que las labores finalicen antes de que se regularice la actual temporada de lluvias, porque hay riesgo de que las casas aledañas se inunden.

Los vecinos desconfían de los trabajos que realiza personal de Sacmex para limpiar el vaso. La señora Cruz Galicia asegura que en la última semana ha escuchado tres detonaciones que cimbraron las casas, por lo que pidieron que el gobierno capitalino les informe de las maniobras que realizan, pues les preocupa perder su patrimonio.

Al respecto, el jefe de la Unidad Departamental de Drenaje Profundo negó que se utilicen explosivos para deshacer el tapón de desechos.

Explicó que los ruidos se deben a los expansores que emplean para disgregar la basura, lo que ocasiona un eco similar a una explosión.

Para los vecinos las explicaciones son insuficientes, sobre todo porque a pesar de que el mal olor no es un tema nuevo para ellos los problemas de salud de niños y adultos mayores se están agudizando.

El problema no es nuevo, hace apenas dos años la presa elevó tanto su nivel que inundó las casas aledañas, cuentan los vecinos.

En enero de 2012, el comité ciudadano de Colinas del Sur solicitó al director de Sacmex, Ramón Aguirre, ayuda para solucionar el problema de basura como control en los niveles de agua.

Según el documento que Mercedes Camacho mostró y que consta de seis puntos, las autoridades informaron que contaban con un proyecto ejecutivo para implementar un colector marginal dentro del río Mixcoac, mismo que se incluiría en el Programa Operativo Anual (POA) de la demarcación y que dependía de los recursos etiquetados por parte de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Sin embargo, hasta el momento no han tenido información al respecto.

En tanto, la diputada local independiente, Polimnia Romana, aseguró, mientras resuelven el problema es necesaria la implementación de una campaña de salud que combata y prevenga infecciones entre los habitantes que "están expuestos a este foco de contaminación.

"Ya es un asunto de emergencia sanitaria que tenemos que atender entre los diferentes niveles", precisó

Por ello exhortó a las autoridades delegacionales y a la Secretaría de Salud local a intervenir y colaborar para garantizar el bienestar de los habitantes de la zona y de todos los que viven en estas mismas condiciones. La legisladora recordó que en Álvaro Obregón existen nueve barrancas que atraviesan la demarcación y que en todas hay asentamientos irregulares.

Sin embargo, algunos vecinos están conscientes de que los problemas que ahora enfrentan son consecuencia de habitar barrancas y en el cauce del río

"Que las personas aprendamos a no invadir lugares que no corresponden para evitar esto, porque para eso está diseñada la presa. La verdad es que nosotros venimos por la necesidad de una vivienda, pero habitamos lugares que son de riesgo" dijo Jorge Alberto Ortega, quien más que a las autoridades responsabiliza a sus vecinos por tirar los deshechos en la presa.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]