CRÓNICA | POR BLANCA VALADEZ

Plantón de la CNTE, desierto en Navidad

Los refuerzos anunciados por la dirigencia de la CNTE durante su  Asamblea Nacional para reforzar la lucha contra la reforma educativa, en esta época decembrina, brillaron por su ausencia, o por lo menos, no estaban en el plantón como se acordó.

Ciudad de México

Un letrero pende sobre una carpa vacía. “La jornada de lucha ¡NO! termina aún en fiestas de ¡Diciembre! Unidos venceremos”.

Sin embargo, el plantón de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación quedó prácticamente desierto en esta Navidad.

Sólo se observan carpas vacías y abandonadas. Un montón de lonas de plástico y de cuerdas sueltas que apenas sostienen esos refugios improvisados, instalados desde septiembre, en la explanada del Monumento a la Revolución.

Los refuerzos anunciados por la dirigencia de la CNTE durante su  Asamblea Nacional para reforzar la lucha contra la reforma educativa, en esta época decembrina, lucieron por su ausencia, o por lo menos, no estaban en el plantón como se acordó.

No se veían amplios contingentes de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Zacatecas. Durango, Chihuahua, de Guerrero, Michoacán, Chiapas y Oaxaca. Sólo algunos maestros de Oaxaca que vigilaban el pasar de la gente, incluso, se colocaron en lugares estratégicos para impedir que se grabara en lo que actualmente se convirtió la resistencia y lucha contra la Reforma Educativa, en un plantón fantasma.

Y así fue. Por la mañana y gran parte de la tarde eran más de los que se iban, que los que llegaban al plantón en esta Navidad. Familias completas emprendieron el regreso a sus hogares, inclusive, se decía que aprovecharon para irse a vacacionar. En algunas áreas se colocaron letreros con ofertas de viajes vacacionales.

¿Dónde están los maestros? Según elementos de seguridad que resguardan el plantón, luego de que las autoridades capitalinas determinarán el lunes replegar la protesta, quitando carpas y liberando las vía pública, sólo registraron la presencia de180 docentes que acuden por turnos. Nada que ver con los cerca de 2 mil profesores que estaban en semanas pasadas.

Los pocos que se quedaron optaron por entretenerse, Jugaban a las cartas, mientras acompañaban las partidas con algún tipo de líquido, otros se dedicaron a golpear, abrir con herramienta, un tanque azul para adaptarlo, comentaron, como contenedor de agua. “Es para llenarlo y evitar estar yendo por el agua”.

Los bromistas aseguraban que el tanque azul era para preparar el pavo, como parte de su gran celebración. Sólo en un comal se cocinaban unos frijoles negros.

En el plantón de la CNTE lo menos que imperó en esta Navidad fue un ánimo festivo. Los maestros, que se identificaron de la sección 22 de Oaxaca, estaban empeñados en evitar el paso de extraños, curiosos, inclusive, pretendieron quitar a Milenio su cámara y micrófono porque se carecía del permiso necesario para transitar por la zona.

Uno de ellos, el más violento, amenazó con golpear al equipo humano, de llamar a refuerzos, de soltar golpes.

La presencia de la policía contuvo esos ánimos. “¿Qué vamos a festeja? Con lo que viene de la reforma no hay nada que festejar, para que se hacen tontos solos, lo saben, como chingados no.

“Qué vamos festejar con los salarios de miseria que recibimos; qué vamos a festejar a todos cuando a todos nos están dando en la madre. No tenemos ni dinero para comer menos para cenar.

“Para nosotros los jodidos no tenemos fecha de festejos. Nosotros no festejamos nada ni Navidad ni año nuevo, esas cosas son de los empresarios”, dijo un profesor enojado.

El malestar llegó más allá del plantón. José Antonio Altamirano Ojeda, y representante de la sección 22 de Oaxaca en el Distrito Federal en el plantón que se mantiene en el Monumento a la Revolución e integrante de la dirección política nacional de la CNTE, rechazó haber incumplido con el convenio con el Gobierno de Oaxaca de Gabino Cué en el sentido de cumplir con el nuevo programa escolar para irse de vacaciones, y aclaró que, por ello, no temen a “descuentos ni a ningún tipo de sanciones”.